Estudio revela que jóvenes de NL no acuden a evaluación de la vista

El 95 por ciento de los jóvenes en Nuevo León sabe que necesita lentes, pero no acuden a una evaluación médica por flojera o porque les preocupa más su estética personal, reveló un estudio de la Agencia Informativa de la Universidad de Monterrey (UDEM).

La institución educativa privada señaló que la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía son afecciones oculares cada vez más frecuentes entre jóvenes en el estado.

Refirió que los jóvenes en la entidad acuden al doctor por problemas de fatiga visual, ojo seco y graduación, y admiten utilizar la computadora de entre ocho y 10 horas, y ahora batallan más para leer, fruncen el ceño, se les mueven las letras y a otros les duele la cabeza,

"Un muestreo por conveniencia indicó que 95 por ciento de jóvenes sabe que necesitan lentes, pero no va a la evaluación con un especialista", subrayó.

Puntualizó que "30 por ciento de los 367 estudiantes universitarios que se sometieron a la prueba Snellen y contestaron una encuesta de seis preguntas no visita al oftalmólogo desde hace tres años o más".

Dijo que "los motivos para no usar lentes van desde la estética e incomodidad hasta la flojera, de acuerdo con los participantes".

Los estudiantes, indicó, tomaron la prueba que determina el daño de la visión dependiendo del renglón de letras que se alcance a leer a una distancia de seis metros bajo condiciones especiales de iluminación.

Detalló que el muestreo, realizado por la Agencia Informativa UDEM, se calculó con un nivel de confianza del 95 por ciento y un margen de error de más menos 5 puntos porcentuales e incluyó a jóvenes entre los 18 y 23 años.

Antes de la prueba, señaló, 72 por ciento de la muestra afirmó que no necesitaba lentes, pero entre estos encuestados 26 por ciento tuvo problemas visuales, mientras que el 28 por ciento de los jóvenes creía necesitar anteojos antes de tomar el examen.

"Además, el Snellen mostró que 47 por ciento de los sujetos presentan problemas visuales, el 23 no ve a distancia y el 17 frunce el ceño o tiene molestias para ver", añadió.

El director del programa Médico Cirujano y Partero en la UDEM, Jesús López Tapia, explicó que la dificultad en la lectura es el primer síntoma que se presenta cuando existe un problema de graduación visual, ya que el ojo no enfoca.

"A muchas personas probablemente les preocupa la estética de utilizar anteojos o les incomodan para hacer ciertas actividades, aunque existen lentes especiales para estos casos", dijo

Advirtió que "estas situaciones son progresivas, si no se atiende el problema sigue avanzando hasta que la agudeza visual disminuye y no queda otra opción más que atender el problema".

Por su parte, el experto en cirugía refractiva, Héctor Villarreal García, expresó que otros síntomas son la percepción de que las letras se mueven, el fruncir el ceño para enfocar, el dolor de cabeza y el cansancio en los párpados y la parte frontal de la cabeza.

Mencionó que la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía son afecciones oculares cada vez más frecuentes entre jóvenes.

"Hay una hipótesis de que el ojo, para poder ver de cerca, hace esfuerzo extra para enfocar, y si una persona pasa horas frente a la pantalla el cuerpo se adapta, por lo que el ojo se vuelve más miope, es decir, se hace más grande para aumentar el poder óptico y no hacer el esfuerzo extra", indicó.

Estadísticamente, señaló, la gente que más va a consultar son los niños, mujeres y ancianos, mientras que los jóvenes y adultos buscan una consulta médica hasta que están enfermos.