Mujeres de Humo, custodias del arte culinario tradicional en Veracruz

Con la finalidad de que la cocina tradicional veracruzana, especialmente la totonaca, sea reconocida en todas sus dimensiones, las Mujeres de Humo, herederas de conocimientos gastronómicos milenarios, preservan sus recetas más emblemáticas.

En la gastronomía mexicana, reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), destaca la cocina del Totonacapan por su inigualable sazón, resultado del conocimiento ancestral legado de generación en generación.

Desde hace 25 años, las Mujeres de Humo se han dado a la tarea de preservar y difundir los aromas y sabores de la rica cultura prehispánica.

Al inicio eran sólo cuatro integrantes, sin embargo, hoy día, siete magníficas cocineras tradicionales guían a casi 200 participantes que año con año se dan cita en el Parque Temático Takilhsukut para ser parte de la Cumbre Tajín, donde bajo el nombre de Mujeres de Humo, homenajean a todas las abuelas y madres totonacas que han aportado a que la cocina tradicional esté vigente.

Bajo la guía de Martha Soledad Gómez Atzin, una de las cocineras tradicionales más reconocidas de Papantla, las Mujeres de Humo emplean ingredientes naturales, técnicas, sazón y, sobre todo, su corazón para rescatar la alimentación natural, con sabor y significado únicos.

Sus principios están enraizados en la familia, que juega un papel primordial en la transmisión de los saberes y en el compromiso a su actividad. Las Mujeres de Humo cocinan, rescatan la tradición, creen en lo que hacen y aman su labor.

Se han organizado para conformar un calendario gastronómico que determina sus recetas y el cual ha requerido un esfuerzo de dos años en los que se ha consultado a las abuelas y a los campesinos de la región.

Finalmente, el grupo se ha ganado el respeto de la comunidad e incluso se han adherido hombres que tienen el interés de aprender y cocinar con los procedimientos tradicionales.

En el año 2009, la gastronomía totonaca compartió su espectro de sabores y vertientes históricas durante el segundo Simposio Anual sobre cocinas de América, Culturas e Intercambio, organizado por el Instituto Culinario de América, en la ciudad de San Antonio, Texas.

En dicho evento, ante chefs de países como Brasil, Chile, Puerto Rico y Estados Unidos, estas mujeres enaltecieron el nombre de México, Veracruz y especialmente el del Centro de las Artes Indígenas (CAI), hogar de quienes se definen a sí mismas sólo como cocineras; "no somos chefs, somos cocineras. Somos mujeres de humo", dijeron.