Inicia construcción de Museo de Ciencias del Cráter de Chicxulub

Como un espacio para fomentar el interés por la ciencia e investigación entre las nuevas generaciones y entender las causas que llevaron a la extinción de dinosaurios, inició la construcción del Museo de Ciencias y Laboratorios del Cráter de Chicxulub.

El presidente de la Academia Mexicana de Ciencias y líder del proyecto, Jaime Urrutia Fucugauchi, destacó que para el país y el mundo es muy atractivo que especialistas estudien en Yucatán "uno de los momentos críticos de la historia del planeta, con el impacto de un meteorito que causó la muerte de dinosaurios y amonitas".

El museo, añadió, está planeado para que refleje la capacidad de investigación que existe en el estado, y desde el inicio "vamos a tener la exposición de las investigaciones y uno de los compromisos es que reflejan fácilmente el beneficio de esos estudios a la población.

"Se podrá tener acceso a las investigaciones en la plataforma, en el canal de acceso al puerto de Progreso y en agua subterránea, la única fuente de abastecimiento de agua potable en Yucatán", explicó.

Este museo y sus laboratorios "se enmarcan dentro del plan de que fomentemos las vocaciones de los muchachos desde chicos y es algo que va a permitir construir las nuevas generaciones interesadas en la ciencia en México", consideró.

Resaltó que la investigación en el cráter de Chicxulub ha crecido, al igual que el número de publicaciones e innovaciones, además de tener la posibilidad de ser "un polo de desarrollo científico para todo Centroamérica y el Caribe".

Precisó que el proyecto tendrá un costo de 64 millones de pesos, de los cuales 40 millones corresponderán a la edificación del museo y los 24 millones restantes se destinarán al área de laboratorios; estará ubicado en el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán.

Destacó que en la actualidad, a falta de un espacio propio, la exposición relativa al cráter, que se estima se originó hace 65 millones de años, se encuentra distribuida entre el Museo del Mundo Maya y la biblioteca del Parque Científico y Tecnológico de Yucatán.

El complejo utilizará un modelo que posibilite la participación y colaboración de investigadores y estudiantes en los proyectos de investigación y actividades del museo.

Estudiantes, profesores y visitantes del complejo Chicxulub podrán acercarse a investigaciones y proyectos en curso, lo que facilitará el enriquecimiento constante de los contenidos del museo, agregó.

Refirió que el modelo de "museo-centro de investigación" favorecerá estudios internacionales, multidisciplinarios y de largo alcance en torno al cráter de Chicxulub.

Además, abundó, se genera interés y amplio conocimiento de la población y visitantes de Yucatán sobre el cráter, evolución de la tierra y cambio climático.

El cráter de Chicxulub tiene un diámetro de 200 kilómetros y su ubicación en la plataforma de Yucatán, al sur de Golfo de México, ha favorecido la preservación de su estructura y de las litologías formadas por el impacto, por ello es considerado como una laboratorio natural de estudios en ciencias de la tierra y planetarias.

En tanto, los laboratorios del cráter estarán vinculados a corte y preparación de muestras; análisis de núcleos de perforación; de pretofísica y registros geofísicos; microscopía electrónica; de paleoceanografía y paleoclimas, así como de geoquímica y geocronología.

En torno al museo de ciencias las salas se clasificarán en "El universo y el sistema solar"; "Cráter de impacto y Chicxulub"; "Historia de la vida, biodiversidad, evolución, extinciones masivas de organismos, dinosaurios y mamíferos", además de "Yucatán, entorno natural, cenotes, manto acuífero, flora, fauna y arqueología".