Llaman a gobiernos de Centroamérica a combatir trata de personas

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) instó a los gobiernos de los países centroamericanos a asumir acciones contra la trata de personas con fines de explotación laboral.

La entidad internacional realizó un estudio sobre el tema, denominado "Trata de personas con fines de explotación laboral en Centroamérica", coordinado por el investigador social guatemalteco Walter Arreaga.

El autor dijo a Notimex que la investigación se realizó con el objetivo de crear conciencia e involucrar a autoridades y a la sociedad en la atención del problema. "Actuar de manera preventiva para evitar su expansión", expresó.

Consideró importante profundizar "en la visibilización de esta otra forma perversa de esclavitud humana", luego de que se ha puesto más atención al tráfico de personas con fines de explotación sexual.

La explotación sexual "ha sido más documentada", mientras que la trata de personas con fines de explotación laboral "sigue siendo un tema casi totalmente excluido de los esfuerzos de investigación" al parecer por no reconocerse "como otra forma de esclavitud", indicó.

Al referirse a algunos aspectos del estudio especializado, explicó que las personas son captadas mediante ofrecimientos engañosos de empleo o de mejores oportunidades laborales.

Señaló que en realidad se busca someter a las víctimas mediante "coacción, engaño, fuerza, abuso de poder o de condición de vulnerabilidad a trabajos o servicios forzosos".

"En estas situaciones, las personas prestan una labor o servicio bajo amenaza de castigo o el trabajo se ejecuta de manera involuntaria. Esto es lo que define a una situación de trata de personas", especificó.

La trata de personas, estableció el informe, es uno de los delitos más rentables del planeta, y quizás una de las violaciones más graves de los derechos humanos, pero no se tienen estadísticas sobre el problema.

"La trata hace referencia a la mercantilización forzosa de seres humanos, mediante la violencia, la manipulación y el engaño, entre otros, como medios comunes para someterles a explotación con diversos fines", acotó.

Arreaga dijo que no se ha establecido un número de víctimas de la trata de personas con fines de explotación laboral en Guatemala y a nivel regional, debido a que muchas veces los mismos afectados no denuncian el delito, que llegan a encubrir las propias autoridades y los empleadores.

La responsable de la Unidad de Trata de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guatemala, Sandra Gularte, señaló que "los escenarios de riesgo son las rutas migratorias con destino a Estados Unidos", pero las víctimas también son sometidas en sus países.

Afirmó que la trata de personas con fines de explotación laboral "es consecuencia del incumplimiento de los derechos económicos, sociales y culturales de la población".