ONU pide a Europa velocidad para recepción de refugiados en Grecia

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) urgió a Europa dar mayor velocidad al establecimiento de centros de recepción para los refugiados que siguen llegando a Grecia, huyendo de la guerra en Siria, Irak y Afganistán.

De momento, las autoridades de la Unión Europea (UE) no se han movilizado con la velocidad esperada, señaló en rueda de prensa en Ginebra el portavoz del ACNUR, Adrian Edwards.

"Hay una urgencia de establecer rápidamente centros de recepción apropiados", dijo Edwards, quien subrayó la necesidad de que los recién llegados sean registrados, se les tomen huellas digitales y se pueda determinar de dónde provienen, así como las causas de su desplazamiento.

Además preocupa al ACNUR los brotes de violencia en la isla de Lesvos debido a las grandes concentraciones de personas esperando a ser registradas, añadió.

Según ACNUR, en algunas crisis de refugiados a las que se han enfrentado en otras regiones pueden acondicionar un centro de recepción para miles de personas "en 72 horas"", por lo que sería de esperarse que la UE cuente con los recursos necesarios para hacerlo sin demora.

En el caso de Grecia, no es el ACNUR el encargado de gestionar la llegada y registro de migrantes y refugiados, sino las autoridades de la UE, explicó.

Además, Edwards enfatizó la necesidad de ofrecer un apoyo masivo a Grecia que está llevando la carga como país de acogida de todos los que llegan de Turquía por el Mediterráneo.

En tanto, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señaló que el clima comienza a causar estragos en los niños migrantes y refugiados que llegan a los Balcanes y que también tienen que esperar largas horas para registrase, muchas veces bajo la lluvia y en condiciones inclementes.

En este sentido, el portavoz de UNICEF, Chrisptophe Boulierac, dijo que en Croacia, por ejemplo, es necesario contar con un refugio y protección contra las inclemencias del tiempo, ya que el invierno se acerca.

En el centro de recepción en Opatovac llama la atención la falta de calefacción y el limitado acceso a instalaciones sanitarias, observó.

Asimismo el portavoz se unió al llamado del ACNUR, subrayando la urgente necesidad de aumentar la capacidad de refugio en las áreas de espera en los principales puntos de entrada y salida de los países europeos involucrados.

Según UNICEF, a pesar de la evolución de la situación política en Europa Occidental y de la llegada del otoño, "no hay ninguna indicación inmediata de que el número de personas en movimiento vaya a cambiar en un futuro próximo".

Durante septiembre pasado, entre cuatro mil y seis mil personas cruzaron a diario la frontera con Grecia, con un pico de 10 mil el pasado día 9 de octubre.

En Gevgelija, en la ex República Yugoslava de Macedonia, en la frontera con Grecia, desde junio de 2015 más de 132 mil personas han sido registradas por la policía. Alrededor de 35 por ciento de los inscritos eran mujeres y niños, detalló.

Para UNICEF, estas cifras bien podrían estar subestimadas y estiman que hasta dos tercios de las personas en tránsito no se han registrado.

Finalmente UNICEF expresó su seria preocupación por la suerte de miles de niños no acompañados que viajan solos desde su llegada a las costas griegas y se desplazan hacia otros países europeos sin ninguna protección, exponiéndose a otros peligros como la explotación o la trata de personas.