International Symphony Orchestra y Dynamo rinden tributo a Soda Stereo

Dedicadas a preservar el legado de la banda de rock más importante en América Latina, la International Symphony Orchestra de San Luis Potosí y la banda Dynamo rindieron tributo a la banda argentina Soda Stereo en un alucinante concierto en esta capital.

En un centro de espectáculos situado en el World Trade Center (WTC), ambas agrupaciones complacieron con más 15 temas a los fanáticos del legendario trío argentino liderado por el músico y compositor Gustavo Cerati (1959-2014).

"Cuando pase el temblor", "Persiana Americana", "Nada personal", "Trátame suavemente", "Cae el sol", "Hombre el agua", fueron algunas de las canciones con las que se recordó a una de las bandas más emblemáticas del rock en español.

Durante 90 minutos, los sinfónicos dirigidos por Alfredo Ibarra y la banda de rock integrada por cuatro talentosos músicos, deleitaron a los presentes con un viaje alucinante de música e imágenes que recorrieron de manera emotiva y puntual, los puntos clave en la historia de la banda.

Con arreglos de Omar Sánchez, más de 50 músicos en escena, recordaron además a quien es considerado uno de los más influyentes y reconocidos músicos del rock en Latinoamérica, Gustavo Cerati, no solo interpretando sus canciones, también con la proyección de algunos de sus conciertos e imágenes al lado de Soda Stereo.

"¿Cómo están? vamos a bajar a Gustavo al show, hay que revivir la llama, canten, griten, vamos a recodar a Soda Stereo", expresó el vocalista de Dynamo para enseguida arrancar la velada musical con el tema "Juegos de seducción".

El concierto-tributo continúo con temas como "Hombre al agua", "Un millón de años luz" y "Cuando pase el temblor", un tema que prendió los ánimos de los fanáticos mexicanos que cantaron cada una de las canciones.

El grupo Dynamo imprimió un toque personal a varios de los temas interpretados, y es que aunque por momentos parecía imitar a Cerati, el vocalista de dicha agrupación, siempre invitó al público a que lo acompañara al unísono.

Otros temas que sonaron fuerte y con el que muchos se identificaron fueron los clásicos "Trátame suevamente" y "Nada personal", ambos coreados y cantados a más no poder.

El concierto cerró con dos temas más, uno de ellos: "Persiana americana", el cual inmortalizó a Soda Stereo en 1986, y para finalizar "Crimen", que formó parte el repertorio de Cerati como solista.