Sólo 28% de poblanos comprende información nutrimental en etiquetas

De acuerdo con un estudio aplicado al público en general de los cuatro cuadrantes de esta capital, así como a universitarios de 12 instituciones, sólo 28 por ciento de los poblanos comprende adecuadamente la información nutrimental de las etiquetas.

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, que se conmemora este 16 de octubre, el catedrático de la Facultad de Mercadotécnia de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Mauro García Domínguez, dijo que la investigación se llevó a cabo en 110 colonias, además de los 12 centros educativos.

En entrevista, aseveró que "sólo un 28 por ciento de los ciudadanos de Puebla comprende adecuadamente la información nutrimental de las etiquetas".

Citó como ejemplo que sólo esa proporción de ciudadanos "sabe que los porcentajes se refieren a la cantidad de azúcar que el contenido total de dicho producto aporta a las necesidades diaria de esta sustancia en la dieta de una persona promedio".

Mauro García indicó que unos 33 alumnos de la Facultad de Mercadotecnia llevaron a cabo dicho estudio con una muestra de 642 encuestas, "esto con levantamiento del 8 al 12 de Octubre del presente año".

Refirió que el pasado 1 de julio entró en vigor el nuevo reglamento del etiquetado frontal, como estrategia del programa nacional para la Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, que tiene como objetivo facilitar a las personas una alimentación más sana.

"El nuevo etiquetado frontal que incluye, como es el ser obligatorio y aparece en la parte frontal del producto, ya que antes era voluntario y aparecía en la parte trasera", dijo.

Abundó que "antes presentaba la información por porciones, entonces creaba confusión porque las personas veían la información y pensaban que se refería a todo el producto, y ahora lo muestra para todo el producto".

La catedrática añadió que ahora también refiere el "aporte calórico por fuente nutrimental de los principales ingredientes como es la grasa, sodio y azúcar, esto con base en el porcentaje de nutrimentos diarios de una dieta calórica de dos mil calorías".

Destacó que "el objetivo del etiquetado es hacer más fácil la comprensión para incrementar la calidad de la dieta de las personas modificando la información nutrimental en alimento y bebidas pre envasadas".

Ante todo esto dijo, que de acuerdo a los resultados del estudio "sólo un 18 por ciento de la sociedad poblana estaba enterado de los cambios que se llevaron a cabo en el etiquetado de alimentos y bebidas".

Refirió que para detectar qué tan bien comprenden la información de las nuevas etiquetas, presentaron un producto real como fue una lata de refresco de 355 mililitros en donde a los encuestados les pidieron que mencionaran cómo interpretaba el porcentaje de azúcar indicado en la etiqueta.

Y sólo un 15 por ciento sabe en cuántas calorías están basados los porcentajes nutrimentales diarios, el cual es de dos mil calorías.

Respecto a qué tipo de etiquetado se les haría más fácil de entender, señaló que un 48 por ciento opinó que entendería mejor con etiquetas de colores y dibujos.

En tanto que un 24 por ciento con letras más grandes, un 17 por ciento con gráficas y un 10 por ciento por rangos.

Abundó que tras presentar tres tipo de etiquetados a los encuestados un 56 por ciento consideró que se le facilitaría el tipo semáforo que se usa en Gran Bretaña, un 27 por ciento el tipo "ALTO EN" que se usa en Chile y sólo un 18 por ciento el etiquetado guías diarias de alimentación que actualmente entró en vigor en México.

El especialista de la UPAEP agregó que un 13 por ciento nunca lee las etiquetas; sólo un 94 por ciento lo lee a veces, lo cual es muy preocupante, dijo.

Subrayó que "esto confirma que el impacto que tienen las etiquetas es mínimo, ya que la gente no las lee principalmente, en donde los últimos estudios han demostrado lo contrario que piensa el gobierno en el sentido que las personas son responsables y que leen estas, además que comprenderlas es aún más difícil".

El investigador consideró que esto es importante el usar los otros sistemas que son más sencillos como es el etiquetado como tipo semáforo, en donde la gente compra marca y no la calidad de los productos, esto al reaccionar de manera impulsiva.

"Un estudiante promedio consume al día 1.4 latas de refresco, ya con eso ingiere su 60 por ciento de azúcar que requiere al día y sólo con ese producto", ejemplificó.

Ante todo esto se demuestra una de las causas del por qué se tiene en México unos 14 millones de personas con diabetes, en donde ni siquiera este sector de la sociedad lee las etiquetas de los productos por la falta de cultura.

Otros datos que muestra el estudio señala que quienes leen las etiquetas le presta atención en un 38 por ciento a las calorías, un 26 por ciento a la cantidad de azúcar, un 19 por ciento a la cantidad de grasas, un 13 por ciento al tamaño de las porciones, dijo.

García Domínguez añadió, que un 58 por ciento dijo que la información nutricional de la etiqueta no influye en su decisión de consumir o no determinado alimento o bebida.