Invoca Papa Francisco la conversión de los traficantes de personas

El Papa Francisco invocó hoy la conversión de los traficantes de personas y de quienes explotan a los más débiles, en una oración a la virgen pronunciada en la sureña isla italiana de Lampedusa.

Al finalizar la misa, que celebró ante miles de personas en la explanada La Arena de esa localidad, el líder católico leyó una plegaria ante la estatua de María, en su advocación de la estrella del mar.

"Refugio de los pecadores, obtén la conversión del corazón de cuantos generan guerra, odio y pobreza, explotan a los hermanos y a sus fragilidades, hacen indigno comercio de la vida humana", clamó.

Tras la celebración, el obispo de Roma se dirigió ante una estatua de madera de la virgen con el niño Jesús, ante la cual imploró que las migraciones no provoquen nuevas esclavitudes.

Pidió ayuda divina para quienes, cada día, afrontan los peligros del mar en el intento por garantizar a las propias familias el sostén necesario a la vida, imploró por el respeto a la creación y el servicio a la paz entre los pueblos.

A María, protectora de los migrantes, le pidió asistir con "cuidado materno" a los hombres, las mujeres y los niños obligados a huir de sus tierras en busca de un provenir y de esperanza.

Solicitó que el encuentro entre los pueblos, por causa de las migraciones, no se transforme en la fuente de nuevas y más pesadas esclavitudes y humillaciones.

"Madre de misericordia, implora perdón por nosotros, ciegos de egoísmo, replegados sobre nuestros intereses y prisioneros de nuestros miedos, que estamos distraídos hacia las necesidades y los sufrimientos de los hermanos", señaló.

Del tema de los migrantes se ocupó también el Papa Francisco en su cuenta de la red social Twitter, donde este lunes escribió: "Pidamos un corazón que acoja a los inmigrantes. Dios nos juzgará según hayamos tratado a los más necesitados".