Transcurre sin heridos de asta segundo encierro de San Fermín

El segundo encierro de las fiestas de San Fermín, Pamplona, Navarra (noroeste de España) trascurrió sin heridos de asta ni incidentes de gravedad en los dos minutos y veinticinco segundos que duró el recorrido.

Rápido y limpio, solo hubo algunas incidencias al comienzo de la famosa calle de Estafeta donde varios corredores cayeron unos detrás de otros sin mayores consecuencias.

Con el grupo compacto y bien guiado por los cabestros, en ningún momento los toros intentaron embestir a los "mozos".

A mitad del camino los animales ganaron en rapidez y en la zona de Mercaderes un manso resbaló provocando inquietud entre los ciudadanos que se animaron a correr delante de los toros.

Cuando entraron en la plaza de toros de Pamplona, donde los astados finalizan el recorrido, se dispersaron y permanecieron unos segundos en el centro del coso, aunque los dobladores les guiaron a corrales sin mayor dificultad.

Solo poco antes, uno de los cabestros "escoba" (los que van al final de la manada para que no se descuelgue) provocó uno de los momentos "difíciles" ya que se dio la vuelta y provocó desconcierto por unos segundos en la cuesta de Santo Domingo.

Finalmente, los pastores han podido reconducir al "rebelde" hacia el coso de Pamplona.

En este segundo día la ganadería que corrió San Fermín fue la de la sevillana Dolores Aguirre y según informaron medios locales fue menos concurrida y multitudinaria que la que abría las fiestas de ayer domingo.