Inicia el primer debate demócrata en Las Vegas

Los cinco demócratas aspirantes a la presidencia de Estados Unidos, encabezados por Hillary Clinton, iniciaron hoy su primer debate hacia las elecciones de 2016, con énfasis en temas como migración, pobreza, comercio y política exterior.

Clinton, la puntera en la mayoría de encuestas, se definió como "progresista" y rechazó cambiar sus posiciones políticas en temas como migración y comercio por conveniencia política.

"He sido consistente... Soy una progresista que le gusta hacer las cosas", dijo al periodista Anderson Cooper de la cadena CNN.

En el debate participaron también el senador socialista de Vermont, Bernie Sanders, el ex senador de Virginia Jim Webb, el ex gobernador de Maryland Martin O'Malley y el ex gobernador de Rhode Island, Lincoln Chafee.

Sanders sostuvo que Estados Unidos padece una crisis sin precedentes pues aseguró que la clase media ha estado desapareciendo, millones más trabajan más horas por menos salarios y la riqueza concentra en el uno por ciento de la población más rica.

Asimismo lamentó que el desempleo entre los jóvenes afroamericanos ascienda a más del 50 por ciento y en más del 36 por ciento entre los latinos.

El ex senador Webb destacó su historial como periodista, escritor, ex infante de Marina y ex secretario del ejército.

Por su parte el ex gobernador O'Malley presumió haber probado una legislación para legalizar a inmigrantes indocumentados en su estado, así como para controlar el acceso a armas de fuego.

Chafee, un ex republicano que se convirtió en demócrata en 2013, se ufanó en ser un político recto. "No he tenido escándalos... he tenido altos estándares éticos", dijo.

El debate de los demócratas siguió a uno similar realizado entre los aspirantes republicanos que logró el más alto índice de audiencia en este tipo de foros, con más de 23 millones de personas.