Combate a pobreza y aplicar las sanciones, necesario contra corrupción

La mejor manera de restituir la confianza de la ciudadanía en las instituciones cuando ha habido un contexto de violencia y crimen organizado es que las leyes se cumplan, sostuvo Stefano Fumarulo, asesor de la Comisión Antimafia del Parlamento italiano.

En conferencia magistral, en el marco del seminario Responsabilidad Política y Rendición de Cuentas, afirmó que la delincuencia organizada y la corrupción son caras de la misma moneda y es necesario construir órganos nacionales anticorrupción independientes.

Aclaró que no siempre falta de transparencia implica corrupción y que las consecuencias contra la corrupción no solo deben ser penales "también la responsabilidad ética y política debe tomarse en cuenta".

El deber de la clase política, dijo, no sólo es crear leyes sino crear una estructura eficaz. La clase política debe asumir la responsabilidad de lo que hace y lo que dice; en tanto que el mensaje para recuperar la confianza es que no hay nadie arriba de los demás, nadie que pueda omitir respetar las leyes.

Italia tiene zonas subdesarrolladas por culpa de la delincuencia organizada y la corrupción, planteó, por eso la lucha contra la corrupción también debe ser la lucha por un país menos pobre y con menos diferencias.

La pobreza, añadió aumenta la desconfianza en los gobiernos, pues "Los pobres son los que pagan la cuenta de la fiesta de los corruptos".

Señaló que si bien el nivel municipal fue el que generó más resistencia cuando en Italia se aplicaron reformas anticorrupción, "si el nivel municipal no funciona es culpa del nivel superior, no del unicipal".

Como un ejemplo de corrupción se refirió a la delincuencia organizada inaceptable en México que existe cerca del Congreso de la Unión, en la zona de La Merced y a menos de 10 metros de los policías haya menores ejerciendo la prostitución, sin que nadie haga algo.