Con "Altares profanos" recuerdan a Toni Catany a dos años de su muerte

El destacado artista de la imagen Toni Catany, conocido por vincular la fotografía a la tradición pictórica, y retratar la belleza, sobre todo del mediterráneo, es recordado en su segundo aniversario luctuoso, que se cumple mañana, con la muestra "Altares profanos".

La exposición, que se presenta hasta el 31 diciembre en el Centro de Cultura Sa Nostra, es la ultima que el artista de la lente montó, en 2013 en la Box Galerie de Bruselas, señala el portal de Internet "obrasocialsanostra.com".

Toni Catany nació el 15 de agosto de 1942 en Llucmajor, Mallorca, donde transitó su infancia y juventud, hasta que en 1960 llegó a Barcelona para estudiar química. No obstante, cambió esa carrera por la fotografía, de la cual fue un autodidacta, según informa el sitio "www.mcu.es".

Comenzó su carrera como fotógrafo, en 1968, con reportajes de viajes para "La Vanguardia" y "Destino", publicaciones que le permitieron ir a Israel y a Egipto.

Realizó su primera exposición en 1972 a la que le siguieron más de 200 alrededor de todo el mundo, de acuerdo con el perfil del fotógrafo disponible en el sitio "espaaescultura.es".

En 1977 viajó a Costa de Marfil y a Mali, y a partir de entonces inició una serie de viajes por diversas partes del mundo, incluyendo Latinoamérica.

A finales de la década, en 1979, se dio a conocer internacionalmente por un trabajo fotográfico en el que utilizó la antigua técnica del calotipo.

Mientras que en 1987 Lunwerg Editores publicó una selección de sus naturalezas muertas en color, "Naures Mortes", que fue premiado como el mejor libro fotográfico en la edición de Primavera Fotográfica de 1988.

En los siguientes años, Catany gozó del prestigio cosechado a lo largo de los años, mismo que le valió ser distinguido, en 1991, por el ministerio de Cultura de Francia con el título de "Chevalier de l´Ordre des Arts et des Lettres".

En 1997 su monografía "Toni Catany- Fotografies" fue premiada por los Editores Europeos publicándose simultáneamente en Alemania, Francia, Inglaterra, Italia y España.

El fotógrafo, quien ya era considerado de los más destacados por retratar los paisajes y la gente del mediterráneo, en 2002 publicó dos libros, "Dels qui escriuen" con retratos de escritores catalanes, y en el 2003, "Record de Llucmajor".

Así como "Liebana infinita" en 2004; "Venessia", en 2006 con Lunwerg Editores, y en 2007, "Visions de Tirant lo Blanc".

En el nuevo siglo, el artista recibió diversos premios como el "Miquel dels Sants Oliver de la Obra cultural Balear" (2000), el Nacional de Fotografía 2001, el Nacional de Artes Plásticas de la Generalidad de Cataluña 2001 y el "Ramón Llull" del Gobierno de las Islas Baleares en el 2003.

Catany falleció súbitamente de un ataque al corazón en Barcelona el 14 de octubre del 2013, a los 71 años, sin ver consumado su deseo de gestionar una fundación cultural.

Sin embargo tal espacio ahora existe, en dos de las casas que el fotógrafo dejó a este proyecto, una en Mallorca y un piso en Barcelona, en el cual se albergan miles de fotos, archivos digitales, negativos y una biblioteca, según informa el diario español, "El país".

La fundación Toni Catany fue inaugurada el día 10 de julio del 2014 bajo la tutela de Antoni Garau y Miquel Bezares, en calidad de representantes del legado de Catany.

Es un espacio que sirve para el encuentro de fotógrafos, instituciones, y organismos que fomenten la fotografía, así como un espacio que permite al público apreciar la obra del fotógrafo, señala el sitio "fundaciotonicatany.cat".