Perú puso a degustar al mundo financiero su exquisita cocina

Perú puso a degustar su exquisita gastronomía a los miles de visitantes del mundo económico y financiero que participan en esta capital en la reunión Anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

La plazoleta de comidas y bebidas está a un costado de la Biblioteca Nacional de Perú, sede de este encuentro anual de la banca multilateral, que finaliza este domingo dejando una serie de reflexiones y recomendaciones frente al panorama gris de la economía mundial.

La zona de comidas permanece abierta desde las nueve de la mañana, para que los asistentes a este encuentro, tengan la oportunidad de degustar la comida criolla, mediterránea y asiática pero con toque peruano.

Pero en este espacio también se ofrece comida de autor, que son platos únicos, que combina toda la tradición de la gastronomía de este país andino con el sazón y el gusto de los chef, que conciben la cocina como un verdadero arte del sabor.

La cocina peruana es considerada como una de las más variadas y ricas del mundo, gracias a la herencia pre incaica, incaica y a la inmigración española, africana, chino-cantonesa, japonesa e italiana.

La cocina peruana hasta el siglo XIX "reune, mezcla y acriolla una gastronomía y exquisitos sabores de cuatro continentes, ofreciendo una variedad inigualable e impresionante de platos típicos de arte culinario peruano en constante evolución, imposible de enumerarlos en su totalidad", reseña uno de los catálogos de comida de este país andino.

Es tan variada, que solo en la costa peruana, hay más de dos mil sopas diferentes, lo que ha llevado a que la cocina peruana cada día se expanda más por todo el mundo.

Los representantes de Pro-Perú, que fue la entidad encargada de promover los productos de este país ante el mundo, están felices porque la zona se mantiene llena con visitantes de todas las nacionalidades.

"Tenemos restaurantes que ofrecen todos los platos de nuestra gastronomía. Estamos llenos desde las nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde. Esta es una excelente oportunidad para que el mundo se enamore más de nuestra cocina", comentó a Notimex una de las representantes de Pro-Perú, en la zona de comidas.

Asiáticos, europeos, africanos, norteamericanos, latinos y caribeños, se mezclan en las filas de cada uno de los restaurantes, para degustar la exquisitez de la cocina peruana, considerada una de las más variadas a nivel mundial.

El visitante también tiene la opción de degustar una variedad de ensaladas y postres criollos, con recetas originarias y antiquísimas de la cultura Inca.

El café, las galletitas de quinua y por supuesto el Pisco, están disponibles en la zona de comida, que en la hora del almuerzo, se presentan grupos del folclor peruano, para que el visitante, deje atrás por un par de horas, las cifras macroeconómicas, la incertidumbre de la subida de las tasas de interés en Estados Unidos y la desaceleración de la economía china.