Proponen un pacto social contra la desigualdad

El director del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social, Jorge Mattar Márquez, consideró que urge un pacto entre Estado, mercado y sociedad para transformar la realidad y reducir la desigualdad.

Expuso que existe una inercia de décadas, quizá de siglos, que es difícil romper y que generó estructuras económicas, sociales e institucionales que provocan que la desigualdad se agudice.

"Romper con esas estructuras requiere una acción deliberada, decidida, del Estado y esto no ha sucedido", dijo mediante una videoconferencia que ofreció como parte de la Trigésima Semana del Economista que organiza el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la UdeG.

Indicó que en América Latina, "aunque ya podemos decir que en los últimos años hay una intencionalidad más fuerte, no se acostumbra mucho a tener políticas para reducir la desigualdad".

Señaló que no se trata de una estrategia común para todos los países, "sino que cada nación tiene que buscar una estrategia propia, pero sí creemos que existen lineamientos generales y la necesidad de un acuerdo, de un pacto social entre Estado, mercado y sociedad".

Comentó que la pobreza y la desigualdad no son lo mismo y puso un ejemplo hipotético "de un país en el que se logró una calidad de vida en el que todos los habitantes tienen ingreso suficiente para vivir dignamente".

"Pero aunque no haya pobreza podría haber desigualdad si no existe el mismo ingreso entre los sectores de ese núcleo poblacional; o incluso podría haber igualdad perfecta en un país donde todos son pobres, ninguno de los dos escenarios es integral", opinó.

"Son dos fenómenos distintos que se atacan con políticas distintas, y no sólo el ingreso es la medida de la desigualdad, hay muchas dimensiones en el tema de la desigualdad: en el tema de género, etnia, territorios", afirmó.

Apuntó que reducir la desigualdad "lleva mucho tiempo, a diferencia de la reducción de la pobreza que puede abatirse en un plazo relativamente corto, ya que para eso no basta que se defina como objetivo principal de los gobiernos, sino como una auténtica política de Estado y en América Latina no las ha habido como parte de un quehacer cotidiano".

Compartió un diagnóstico sobre el desarrollo social en la región y enumeró algunos motivos por los que no se ha avanzado, y ofreció propuestas para avanzar hacia una mayor igualdad y reducción de la pobreza.

En la charla presentó indicadores de desarrollo social en América Latina, que calificó como una de las grandes asignaturas pendientes, e ilustró el caso mexicano en el que los niveles de desigualdad no han podido enderezarse.

También presentó la propuesta de la CEPAL como parte de lo que recientemente se acaba de aprobar en Naciones Unidas respecto a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.