Suspenden a jefe de la Policía Federal Ministerial en Zacatecas

La Visitaduría General de la PGR suspendió temporalmente de su cargo al Jefe de la Oficina Regional de la Policía Federal Ministerial en Zacatecas, por facilitar que cinco de sus agentes subalternos evadieran una orden de aprehensión en su contra.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó que estas personas, quienes actualmente están sujetas a proceso penal, son probables responsables de los delitos de extorsión en grado de tentativa, intimidación y contra la administración de justicia.

En junio pasado ciudadanos del municipio de Cañitas de Felipe Pescador, Zacatecas, denunciaron que elementos de la Policía Federal Ministerial les estaban requiriendo "cuotas" por permitirles realizar sus actividades comerciales.

Ello bajo la amenaza de causarles daño o imputarles algún delito, incluso se introdujeron sin orden de cateo al domicilio de una negociación mercantil, en la cual permanecieron por prolongado tiempo revisándola.

Luego de las investigaciones, la Fiscalía Federal solicitó órdenes de aprehensión al Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en el estado de Zacatecas.

Esto porque se contó con datos de prueba suficientes para establecer la probable participación de los agentes policiales en la comisión de los delitos mencionados, petición que fue obsequiada por el juzgador el pasado 13 de julio.

Un Juzgado de Distrito en Materia de Amparo concedió la medida cautelar de suspensión a efecto de que las órdenes de aprehensión no fueran ejecutadas, pero las mismas cobraron vigencia ya que los imputados no cumplieron con las condiciones de efectividad ordenadas, consistentes en presentarse ante el juez de la causa.

No obstante haber recibido para su ejecución los mandamientos judiciales y a sabiendas de su vigencia, el encargado de la Oficina Regional de la Policía Federal Ministerial en Zacatecas facilitó la evasión de la acción de la justicia de sus subalternos, incluso los comisionó para que realizaran funciones en otra entidad.

Las órdenes de aprehensión fueron ejecutadas directamente por las autoridades centrales de la Policía Federal Ministerial, lo cual permitió que los servidores públicos imputados fueran presentados ante el juez y quedaran vinculados a proceso.

Además se decretó en su contra como medidas cautelares la suspensión del cargo como Policías Federales Ministeriales, la prohibición de acercarse a la comunidad donde residen las víctimas y la obligación de acudir al centro de justicia semanalmente.

La PGR señaló en un comunicado que el proceso penal se encuentra en etapa de investigación complementaria, a fin de que se lleven a cabo próximamente las audiencias de juicio oral.