Piden diputados sanciones mayores por "publicidad verde" engañosa

La fracción del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la Cámara de Diputados propuso sanciones por más de tres millones 800 mil pesos a las empresas que difundan publicidad engañosa sobre protección al ambiente.

En conferencia de prensa, el coordinador del PVEM en la Cámara de Diputados, Jesús Sesma, dijo que mañana se va a presentar una iniciativa de ley ante el pleno con el fin de alcanzar este objetivo.

En caso de que las empresas reincidan en la práctica de utilizar publicidad engañosa en materia de protección ambiental, las multas se fijarían en un monto equivalente a 10 por ciento de las ganancias anuales derivadas de las ventas del producto que se esté promoviendo.

Acompañado por los diputados Javier Herrera, María Ávila, Andrés Fernández y Luis Avendaño, dijo que proponen modificaciones a la Ley Federal de Protección al Consumidor, que en resumen pretende castigar a las empresas que difundan publicidad engañosa en materia ecológica.

Dio a conocer que la iniciativa estará acompañada de un exhorto a la Profeco para que haga una campaña preventiva entre las empresas, con el objeto de que cumplan lo que anuncian en materia ambiental, es decir, lo que se quiere es proteger al consumidor y al medio ambiente.

Consideró que este proyecto significa algo trascendental e importante para México, a partir de la estrategia del Partido Verde para proteger el entorno con acciones cotidianas, pues se busca incrementar la conciencia social en la materia.

Alertó que existe la tendencia por parte de algunas empresas de diseñar campañas de marketing utilizando publicidad verde, la cual en ocasiones puede ser engañosa, fenómeno que se conoce como Greenwashing o impostura verde

Explicó que con ello se induce al error a los consumidores en relación con las prácticas ambientales de una empresa o los beneficios ambientales de un producto o servicio.

Comentó que de acuerdo con estudios realizados en varios países se detectó que son cada vez más los productos que aseguran ser elaborados a partir de procesos de producción amigables con el medio ambiente, sin ofrecer pruebas fehacientes de ello.

De ahí la necesidad de vigilar que la publicidad cumpla verdaderamente lo que promete, o por el contrario aplicar sancionados como se plantea en la iniciativa, finalizó.