Activistas piden excluir a refresquera de Consejo contra obesidad

Organizaciones sociales y especialistas consideraron que la presencia de empresas procesadoras de alimentos y bebidas en el Consejo para la Prevención y Atención Integral de la Obesidad y los Trastornos Alimenticios del Distrito Federal contraviene el interés público y no garantiza el derecho a la salud.

Por ello, en conferencia de prensa pidieron al gobierno de la ciudad de México y al secretario de Salud, Armando Ahued Ortega, "actuar con responsabilidad" y no incluir a la empresa refresquera Coca Cola en dicho consejo.

Además, manifestaron su rechazo por el reconocimiento que en días pasados entregaron el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, y Ahued Ortega, a esa empresa por ser una Organización Saludablemente Responsable.

"Existe la evidencia científica suficiente de que el consumo de refresco es un factor que contribuye significativamente a la epidemia de obesidad y diabetes y de que los mexicanos somos los mayores consumidores de esta bebida en el mundo", señalaron.

En la conferencia ofrecida este día en un hotel de la ciudad, Abelardo Ávila Curiel, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, planteó que en promedio el mexicano consume más de 160 litros de refresco al año, por encima de Estados Unidos, donde se consumen 113 litros por persona.

"Hay estudios que demuestran que los niños que ingieren diariamente refresco tienen un riesgo 60 por ciento mayor de obesidad, mientras que en la población en general una persona que consume uno o dos refrescos al día tiene un riesgo de diabetes 25 por ciento mayor a quien no lo consume", señaló.

Ante ello, las agrupaciones sociales en coalición con organizaciones por el derecho al agua, el Consejo de Representación de la Red Nacional de Asesores y Promotoras Rurales, entre otros, plantearon declarar emergencia de salud en el Distrito Federal por los altos índices de sobrepeso, obesidad y diabetes.

Además, abolir el actual Consejo para la Prevención y Atención Integral de la Obesidad, empezando con el retiro del representante de la refresquera y reformar de manera integral la Ley para la Prevención y el Tratamiento de la Obesidad y los Trastornos Alimenticios.

Al término, los representantes de las organizaciones se trasladaron a las afueras del antiguo Palacio del Ayuntamiento donde desplegaron una manta en la que se pide no incluir a la compañía refresquera en el Consejo contra la obesidad, y demandan una política efectiva de salud alimentaria para el Distrito Federal.