Corte de Texas revisará cargos contra el exgobernador Rick Perry

La Corte de Apelaciones Criminales de Texas revisará el caso de abuso de poder interpuesto contra el exgobernador Rick Perry, en un nuevo revés para el político republicano que el mes pasado desistió de aspirar a la presidencia de Estados Unidos.

La Corte de Apelaciones anunció este día que aceptó revisar las apelaciones de dos cargos formulados contra Perry, incluido uno de "coerción de un servidor público", que una corte inferior desechó y otro de "abuso de capacidad oficial" que se había mantenido.

La Corte programó argumentos orales para el próximo 4 de noviembre, a pesar de que el equipo de defensa legal de Perry había argumentado que el procedimiento era una pérdida de tiempo innecesaria.

Perry fue acusado en agosto de 2014 por un gran jurado del Condado de Travis, en Austin, de cargos de "abuso de capacidad oficial" y "coerción de un servidor público".

Los cargos se desprenden de los esfuerzos del entonces gobernador para obligar a la procuradora del condado de Travis, la demócrata Rosemary Lehmberg a renunciar a su cargo tras ser detenida por conducir en estado de ebriedad.

Perry fue acusado de amenazar con vetar fondos a la Unidad de Integridad Pública del Condado de Travis a menos que la procuradora Lehmberg renunciara. La procuradora se negó y Perry decretó el veto.

Desde entonces, el caso ha seguido su curso a través del sistema legal, manteniéndose vivo a pesar de repetidas peticiones de los abogados de Perry porque se deseche.

Una corte estatal de apelaciones desechó en julio pasado el cargo de "coerción de un servidor público", al argumentar que esencialmente violó el derecho de la Primera Enmienda, de Perry a la libertad de expresión.

Sin embargo, la misma Corte sostuvo el segundo cargo, el de abuso de capacidad oficial, que podría proceder a juicio.

Los abogados de Perry apelaron la decisión de la Corte sobre el cargo de abuso de poder y la Oficina del Procurador Estatal solicitó la apelación para que se revirtiera la decisión en el cargo de coerción.

Eso colocó el escenario para que la Corte de Apelaciones Criminales de Texas decidiera este miércoles revisar ambos puntos.