Caracas es una ciudad agresiva y caótica: especialistas

Especialistas señalan que la estructura de Caracas, su diseño y funcionamiento, la hacen ser una ciudad muy agresiva, caótica, donde la calidad de vida se ha deteriorado mucho porque las regulaciones quedan sin aplicar.

"Convertir a la capital de este país sudamericano en una ciudad sostenible será más que una tarea titánica", precisó Sergio Ríos Monterola, ingeniero ambiental con postgrado en la Universidad Politécnica de Cataluña.

Ríos, en diálogo con Notimex, explicó que una ciudad sostenible es aquella que integra y articula efectiva y oportunamente todas sus actividades, y componentes bajo principios ecológicos, ambientales, y humanos, los cuales minimizan la degradación del entorno.

"En el caso de Caracas, el tráfico desordenado, tanto de vehículos como de motos, la inseguridad personal, la basura y las constantes fallas de los servicios públicos, la muestran a toda luces como una ciudad de difícil sostenibilidad", abundó.

Por su parte, el ambientalista Manuel Galvis Sandoval, señala que estos elementos urbanos muestran a Caracas como un espacio humano caótico y no sostenible, aunque si susceptible de "mejorar sus condiciones y así lograr un entorno más amigable para sus ciudadanos".

Galvis añadió que el transporte urbano es un tema fundamental a trabajar en un espacio de vida colectiva. "Este ítem es de entrada un factor de debilidad para Caracas, cuyo transporte es uno de los más pésimos de América Latina".

En materia ambiental, dijo que con solo visualizar la acumulación de basura y la descoordinación entre la hora en que se coloca y la que se retira, es posible suponer que las regulaciones no se aplican, así como tampoco se aplican en el tránsito automotor.

"Por otra parte las construcciones ecointeligentes y ambientalmente orientadas, que deben tener las ciudades sostenibles son prácticamente inexistentes en Caracas. Los constructores de edificaciones no toman en cuenta para nada a las personas discapacitadas", agregó.

Advirtió que la pobreza es otro factor que conspira contra la sostenibilidad. "Si hay niveles de pobreza importantes en un país, no podemos hablar de ciudad sostenible. La gente primero piensa en sus necesidades antes de cuidar el ambiente. Y eso es una realidad".

Finalmente, expresó que el plan de gobierno, plantea el tema de forma muy específica en lugar de asociarlo a las acciones que deben asumir los gobiernos locales, que son los llamados, en una primera instancia a convertir a las ciudades en espacios sostenibles en el tiempo.