Especialistas cubanos ofrecen técnicas para tratar Parkinson

El subdirector del Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren) de Cuba, Héctor Vera, destacó que uno de los grandes retos de los servicios de salud será atender la demencia producida por envejecimiento prematuro y enfermedades crónico degenerativas de la creciente población mayor de 65 años.

Expresó que en 2000 había 600 millones de personas mayores de 60 años en todo el mundo, y en 30 años se espera que haya unos dos mil millones de mayores de 65, quienes muchos de ellos podrían padecer Parkinson o trastornos de la memoria.

En entrevista con Notimex, el especialista señaló que se han desarrollado nuevas técnicas para detectar a tiempo estos padecimientos, retardar el avance e incluso revertir algunos de los daños provocados por trastornos del movimiento (Parkinson), cerebrovasculares y Alzhaimer.

Destacó que en Ciren de Cuba se ha dado tratamiento con buenos resultados a 900 personas nacionales y extranjeras que padecen mal de Parkinson, y ahora se capacita al personal que trabaja en la Clínica de Ozonoterapia, la cual representa a dicho centro en México, para aplicar estas nuevas técnicas.

"Hoy el consenso científico es que hay que tratar estas enfermedades en etapas tempranas para que se tenga mayor éxito y que la intervención sea con un equipo multidisciplinario".

"En el centro hemos desarrollado dos programas, uno de restauración neurológica general diseñado para personas mayores de 30 años, aparentemente sanas que tienen factores de riesgo que producen envejecimiento prematuro".

"El otro es de restauración biológica en el cual hacemos tratamiento a pacientes con determinadas enfermedades como cerebro vascular, Parkinson o Alzheimer, y el abordaje es integral", comentó.

Héctor Vera explicó que en los casos de enfermedades declaradas hay un equipo de neurólogos y otros especialistas clínicos para desarrollar un esquema de atención personalizado, en el que también se requiere la intervención de terapeutas físicos y del lenguaje, entre otros, según sea el caso.

El tratamiento se lleva a cabo con la aplicación de fármacos, cirugía y terapias para lograr una calidad de vida óptima para los enfermos y sus familiares, precisó.

En el tema del envejecimiento prematuro expresó que es cada vez más frecuente encontrar personas de 30 o 40 años de edad con este tipo de problema, y en muchos casos se debe a que están sometidas a algún tipo de presión laboral, familiar, económico o de otra índole.

Los síntomas para sospechar de envejecimiento prematuro son la aparición de problemas en la vista y la audición, pérdida de elasticidad, altas concentraciones de azúcares en el organismo y de grasas en las arterias y problemas en la marcha, entre otros.

Sin embargo, éstos no siempre derivan en Alzheimer, pues hay aproximadamente 70 causas relacionadas con trastornos de la memoria, por lo que es importante acudir al especialista cuanto antes para descartar o detectar a tiempo este tipo de enfermedades, puntualizó.