Inauguran exposición de Manuel Alvarez Bravo en Puebla

Integrada por más de 150 imágenes, documentos inéditos y cintas experimentales, la muestra "Manuel Alvarez Bravo/ Un fotógrafo al acecho" fue inaugurada hoy en el Museo Amparo.

La exposición, que permanecerá hasta el próximo 14 de octubre, concluye en esta ciudad el recorrido que emprendió por diversas galerías de París, Francia, y Madrid, España.

A los largo de tres salas se pueden apreciar las fotografías del artista, haciendo un recorrido por ocho décadas de trayectoria, donde Álvarez Bravo aparece acompañado de literatos, pintores, escultores e intelectuales, influencia que hizo en el fotógrafo mexicano no ser un fotógrafo más, sino un artista de la lente.

Las fotos montadas no se dividen por temas, ya que los curadores Laura González Flores y Gerardo Mosquera prefirieron que las placas conformaran un concepto que englobara todo el mensaje que Álvarez Bravo captó en el momento.

En la primera sala se instalaron 20 fotografías con el lema "Formar", donde se incluye la imagen de un colchón que captó en 1992, un árbol en 1931, y juegos de papel de décadas más adelante, entre otros objetos.

En la sección denominada "Construir", integrada por 12 imágenes, se puede admirar la foto que le valió recibir en 1931, cuando él solo tenía 29 años, el premio otorgado entonces por una empresa cementera, mostrando así la época de cambio de la estética de la ciudad, de lo natural al concreto.

En "Aparecer" se incluyen 24 placas, la mayoría de éstas en blanco y negro, que revelan los instantes de la ciudad, fotos con reflejos en los aparadores, imágenes de negativos a positivos y el surgimiento del efecto conocido como "parábola óptica", que en realidad es una imagen invertida.

En este espacio se incluye una vitrina con varios documentos de archivo y misivas que Álvarez Bravo conservó con recelo, como las cartas del Museo de Arte Moderno de Nueva York de 1930 a 1980. También se incluye el catálogo de la exposición del Subrrealismo y otros documentos de archivo.

En "Yacer", por otro lado, se exponen 12 imágenes, y éstas inician con la foto de un obrero en huelga, quien fue asesinado en 1934.

El espacio se integra de imágenes con cuerpos "yacentes", pero al mismo tiempo parecieran que sólo duermen. Más espacios de la exposición reciben los nombres de "Ver", "Exponerse", "Caminar" y "Soñar", donde no sólo predominan los contrastes, sino imágenes que buscan ser valoradas por sí mismas, y así exponer la obra excepcional del fotógrafo mexicano Manuel Alvarez Bravo.

La exhibición ha sido organizada por el Museo Jeu de Paume (París) y la Fundación MAPFRE (Madrid), en colaboración con el Museo Amparo y con el apoyo de Fundación Televisa, presentándose en las sedes de París y Madrid con gran aceptación, y siendo Puebla el único espacio donde podrá apreciarse en México.