Israel restringe acceso a Monte del Templo tras disturbios en Al Aqsa

La Policía israelí restringió hoy el acceso al Monte del Templo, tras los nuevos enfrentamientos desatados esta mañana entre las fuerzas de seguridad israelíes y civiles palestinos en la mezquita de Al Aqsa, que dejaron innumerables heridos.

En una declaración, la Policía informó que ante los recientes disturbios sólo los hombres mayores de 50 años y las mujeres podrán acceder al Monte del Templo, un complejo religioso judío ubicado en la antigua Jerusalén, según un reporte de la edición electrónica de The Times of Israel.

El sitio, ubicado en la antigua Jerusalén, es considerado sagrado por los árabes, ya que está ahí la Mezquita Al Aqsa, el tercer sitio sagrado del Islam, pero también por los judíos, ya que ahí según la historia bíblica, el Monte del Templo fue el lugar del sacrificio de Isaac.

La restricción a la zona tendrá efecto inmediato y se aplicará a todos los varones, tantos judíos como árabes, a fin de evitar disturbios similares a los registrados esta mañana en el complejo religioso, que dejaron un sinnúmero de lesionados.

"La policía está haciendo un esfuerzo supremo para permitir que los fieles expresen su fe", destacó la policía en el comunicado.

Las autoridades israelíes cerraron la semana pasada el complejo del Monte del Templo a los visitantes judíos para permitir a los árabes participar en la festividad musulmana del Eid al Adha (Fiesta del Sacrificio), en un intento por reducir las tensiones en el sitio.

Este domingo, la zona estaba abierto únicamente a los fieles musulmanes para el último día del Eid al Adha, que junto con el mes de ayuno del Ramadán, es una de las festividades más importantes de la religión Islámica.

Durante la festividad, los musulmanes en todo el mundo deben sacrificar un cordero, en recuerdo del sacrificio que hizo el Profeta Abraham al ofrecer a su hijo Ismael en obediencia a Dios, antes de sacrificar un cordero en su lugar.

Pese al llamado para que los visitantes judíos se mantuvieran alejados del lugar, un intento de mantener la calma, algunos religiosos accedieron al sitio, considerado el más sagrado del judaísmo, para prepararse para el festival de Sucot de una semana, que comienza la noche de este domingo.

El ministro israelí de Defensa, Moshe Yaalon, había dado instrucciones a la Policía para que los fieles musulmanes accedieran al complejo religioso sin restricciones para el fin de las festividad del Eis ad Adha, pero decenas de palestinos enmascarados lanzaron piedras y petardos a la policía israelí que estaba esta mañana en el lugar.

Para repeler la agresión, las autoridades israelíes ordenaron el despliegue de la Policía antidisturbios, desatándose enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad israelíes y los civiles palestinos, que según medios palestinos, dejaron decenas de heridos de ambos bandos.

Después de la ocupación de Israel de Jerusalén Este en 1967, las autoridades han mantenido un acuerdo con el fideicomiso islámico que controla el complejo de Al-Aqsa para impedir la oración de fieles no musulmana en la zona, aunque ésto no siempre se cumple.