Deporta Colombia a capo de la mafia italiana

Las autoridades colombianas deportaron hoy al capo de la mafia italiana Roberto Pannunzi, alias "Schiticchio", "Gozzo" o "Bebé", quien fue detenido el viernes en un centro comercial del norte de la capital colombiana.

El presunto narcotraficante, quien tenía vigente una "circular roja" de Interpol, fue enviado a Italia para que responda por varios delitos relacionados con tráfico de cocaína, heroína y lavado de activos.

Según la Policía Nacional de Colombia, el detenido tiene una condena de 22 años de prisión, tras una sentencia que dictaron en abril de 1995 las autoridades judiciales de Reggio Calabria, en Italia.

Además, es requerido por autoridades judiciales de la ciudad italiana de Florencia para que responda por diversos delitos relacionados con tráfico de droga.

Pannunzi, según las autoridades colombianas, es considerado "uno de los principales exponentes de la organización criminal italiana denominada Ndrangheta, la cual cuenta con diversas ramificaciones en el extranjero.

El italiano está acusado de "introducir a Europa dos toneladas de cocaína por mes, además de ser sindicado de asociación criminal con la mafia".

El capo italiano, según las autoridades colombianas, inició "su carrera criminal hace aproximadamente 30 años. Las autoridades italianas lo consideran como un mediador de alto nivel, además de ser una pieza clave y fundamental para las mafias Italianas".

Pannunzi tenía "gran capacidad de gestionar la compra de heroína y cocaína en nombre de la organización criminal 'Ndrangheta'", señalaron las fuentes.

Según el reporte policial, el ciudadano italiano trabajó para "la estructura criminal denominada 'Cosa Nostra', donde lideró la compra de grandes remesas de drogas al Cartel de Medellín".