Afectan recortes automáticos al presupuesto tráfico aéreo en EUA

Los recortes automáticos al presupuesto de Estados Unidos han afectado ya al tráfico aéreo con retrasos en la mayoría de los aeropuertos del país, debido a la licencia forzosa de mil 500 controladores de vuelos.

La reducción en el presupuesto de la Administración Federal de Aviación (FAA) en 637 millones de dólares este año fiscal, obligó a la agencia a otorgar -a diario hasta octubre próximo- licencia sin goce de sueldo al 10 por ciento de los controladores que dirigen 23 mil aeronaves al día.

Los recortes automáticos al presupuesto ordenan reducciones por 85.3 mil millones de dólares en el gasto federal a partir del 1 de marzo pasado.

La FAA anunció el mes pasado que cerraría 149 de las 516 torres de control en el país a partir del 7 de abril.

Las torres que cerraron eran operadas por controladores empleados por compañías subcontratadas por la FAA. Esos contratistas operan 250 torres de control en aeropuertos del país.

La Administración Federal de Aviación estima que un tercio de los pasajeros serán afectados por los seis mil 700 vuelos retrasados a diario en más de una docena de los principales aeropuertos del país.

Los retrasos más prolongados se esperan en los tres principales aeropuertos de Nueva York, los dos más grandes en Chicago, así como en Atlanta, Georgia; Los Ángeles, San Diego y San Francisco, California; Filadelfia, en Pensilvania; Charlotte, Carolina del Norte; Miami, y Fort Lauderdale, en Florida.

Tras el plan de cesantía temporal presentado por la FAA, los republicanos en la Cámara de Representaron señalaron que la agencia debería aplicar los recortes en otras áreas, mientras las líneas aéreas interpusieron una demanda a fin de bloquear la medida.

Este miércoles, Nita Lowey, la demócrata de mayor rango en el Comité de Gastos de la Cámara de Representantes, llamó a sus colegas en el Congreso a resolver la situación presupuestal de la FAA.

"Me resulta difícil de explicar que algunos se sorprendan por los retrasos (en los vuelos) o culpen a la FAA por el fracaso el Congreso", señaló Lowey en un comunicado.

Apuntó que los despidos temporales en la FAA están ocasionando molestias, así como pérdidas económicas individuales, familiares y empresariales no sólo en Nueva York, sino en todo el país.

"Sin acción del Congreso, esta situación empeorará mucho más antes de normalizarse", destacó.