Implementan en Chile inédito control sanitario por fiesta religiosa

Las autoridades chilenas implementarán un inédito control sanitario para las cerca de 400 mil personas que participarán el próximo 16 de julio, en el norte del país, en la fiesta religiosa de La Tirana, informaron hoy radioemisoras locales.

El Ministerio de Salud decretó en las últimas horas una alerta sanitaria debido al surgimiento de un brote de influenza "A" en la Región de Tarapacá, unos mil 470 kilómetros al norte de Santiago, que ha dejado al menos 12 muertos.

Por ese motivo, todas las personas que participen en la Fiesta de la Virgen de La Tirana, en la localidad de ese mismo nombre, deberán vacunarse en forma obligatoria, para lo cual se instalarán puestos de inoculación masiva en supermercados, ferias, plazas y escuelas.

Al menos tres barreras de control sanitario serán instaladas este martes en la carretera para evitar que circulen hacia el santuario religioso católico personas que no se hayan vacunado.

Los controles serán instalados en la ruta entre Iquique, capital de la Región de Tarapacá, y La Tirana, donde se les exigirá a los peregrinos un documento oficial para comprobar que fueron vacunados contra la influenza "A".

Las autoridades implementarán un plan que además contempla la contratación de ambulancias, la vigilancia de la zona por parte de militares y el control de las personas que ingresan al santuario de La Tirana.

Si un peregrino no puede comprobar con un documento oficial que se vacunó, y quiere seguir rumbo a La Tirana, podrá optar por inocularse en los puestos de control.

Las personas también deberán llenar una declaración de salud, en el que se les preguntara si en los últimos 10 días han tenido síntomas de influenza "A", como fiebre, tos, dolor muscular y de cabeza.

El llamado "Plan La Tirana de Influenza 2013" tiene un presupuesto inicial de cuatro millones de dólares, sin tope de gastos, para evitar un contagio masivo con influenza "A" en el santuario.

Al menos tres mil personas ya se encuentran en La Tirana y este fin de semana se espera el arribo de otras 17 mil, aunque el punto máximo de peregrinación hacia una de las mayores fiestas religiosas de Chile se producirá el 13 y 14 de julio.