Reúne publicación obra poética de Francisco Hernández

Una mirada a la obra poética de Francisco Hernández, considerado uno de los poetas contemporáneos más importantes, se reúne en la antología "Obra suspendida", que fue presentada la anoche en la Capilla Alfonsina, en el centro de la capital.

La publicación, que recopila los poemas más importantes que ha escrito en más de una veintena de obras como "Mascarrón de prosa" (1997), "Imán para fantasmas" (2004) y "Mi vida con la perra" (2007), entre otras, fue analizada y comentada por el autor y sus homólogos Manuel Iris y Víctor Cabrera.

"Para mí, es un honor poder presentar esta obra del maestro Hernández, ya que ésta en particular es muy bella y peculiar, porque es una antología personal que comprende los textos hechos entre 1997 y 2012. El autor secciona su obra y presenta una selección que revela lo más íntimo y sin máscaras", señaló Iris.

Esta antología, abundó, comprende una obra entrañable que muestra las diferentes voces del autor, quien utiliza expresiones coloquiales y transita alrededor del vocablo para transmitir una visión clara y contundente en cada uno de sus libros, así como la visión que tiene de sí mismo y de su obra.

"Existen poetas que escriben poemas y existen poetas que escriben libros completos, los primeros son más sencillos de antologar a diferencia de los segundos, pues su obra no se desfigura al seccionarla. Sin embargo, Francisco Hernández no es de este estilo, su obra está hecha de libros, de sistemas de poemas que dan al lector la oportunidad de estar suspenso, suspendido como la obra", expuso Iris.

En su oportunidad, Víctor Cabrera habló sobre el título de la obra y su contenido. "La obra de Francisco cuelga de un hilo, como cualquier libro de poemas, su poesía se sostiene en un equilibrio precario, entre laconismo de un lenguaje híper concentrado y su desbordamiento verbal tiende su resbaloso alambre", refirió.

De acuerdo con el también poeta, con los primeros poemas de la antología, el autor desenmascara una intención, puesto que tiende un alambre entre sus paisajes interiores y la realidad, "para ir y volver", hasta superponer diferentes estratos que conforman su obra.

"La poesía de Francisco Hernández constituye en sí misma un panorama basto, magnético, vertiginosamente estático de la lírica contemporánea", abundó el autor de "Episodios célebres" (2006).

Sus creaciones, aseguró, "no constituyen un terreno plano y sin accidentes, sino que se trata de una cuerda suspendida sobre el vacío, agitada por ventiscas emocionales y ventarrones de humores contradictorios".

Finalmente, Francisco Hernández, quien reconoció que aún se pone nervioso al leer en público, agradeció la participación de los dos ponentes y leyó breves fragmentos de algunos de sus poema, entre ellos "Nota de suicido" y el dedicado a su amigo y poeta Guillermo Fernández, quien recientemente falleció.