Standard & Poor's revisa a negativa la perspectiva de Oaxaca

Standard & Poor's (S&P) confirmó su calificación de riesgo crediticio de largo plazo en escala nacional de 'mxA-' del estado de Oaxaca, y revisó la perspectiva a negativa de estable, pues prevé que su desempeño presupuestal se mantendrá débil en los próximos dos años.

La calificadora internacional de riesgo crediticio expuso que la revisión de la perspectiva se basa en su expectativa de que el desempeño presupuestal del estado de Oaxaca se mantendrá "débil", con déficits después de gasto de inversión en torno a 7.0 por ciento de sus ingresos totales en 2015.

Esto debilitaría su actual posición de liquidez y/o mantendría el uso agresivo de la deuda de corto plazo, advirtió en un comunicado.

Señaló que la calificación incorpora el nivel de deuda "moderado", que si bien podría aumentar, espera que se mantenga por debajo de 30 por ciento del total de sus ingresos operativos durante los próximos dos años.

Otros factores de calificación incluyen sus "muy débiles" economía y flexibilidad presupuestal, sus "moderados" pasivos contingentes y una administración financiera con áreas de mejora.

Además, al igual que el resto de las entidades federativas, Oaxaca opera bajo un marco institucional "en evolución y desbalanceado", apuntó la agencia evaluadora.

De acuerdo con su escenario negativo para 2015-2017, espera que los gastos operativos del estado de Oaxaca se incrementen a un ritmo más rápido que sus ingresos operativos.

Esto podría derivar en resultados operativos balanceados, aunque con déficit después de gasto de inversión en torno a 7.0 por ciento en 2015, en comparación con el superávit operativo de 2.0 por ciento y el déficit después de gasto de inversión de 6.0 por ciento promedio en los últimos dos años.

Su escenario también considera la probabilidad de que la entidad reciba menores transferencias por concepto de Participaciones Federales en 2016, así como un gasto de inversión en torno a siete mil 600 millones de pesos, o un promedio de 12 por ciento del total de sus gastos en comparación con 17 por ciento promedio de los últimos tres años.

S&P explicó que la perspectiva negativa de Oaxaca refleja una probabilidad en tres de que la calificación baje en los próximos 12 a 18 meses si el desempeño presupuestal del estado continua deteriorándose, dando como resultado déficits después de gasto de inversión en torno a 7.0 por ciento de sus ingresos totales.

Indicó que este escenario podría debilitar aún más su posición de liquidez e incrementar su nivel de endeudamiento de corto y/o largo plazos.

Anticipó que podría revisar la perspectiva a estable en los próximos 12 a 18 meses si la entidad presenta un superávit operativo alrededor de 3.0 por ciento de sus ingresos operativos y un déficit después de gasto de inversión por debajo de 2.0 por ciento de sus ingresos totales.

Además si baja su dependencia de la deuda de corto plazo y reduce su alto nivel de cuentas por pagar, concluyó la calificadora.