Acusan de homicidio a agente fronterizo que mató a mexicano

Un gran jurado en Tucson, Arizona, emitió cargos de homicidio en segundo grado contra un agente de la Patrulla Fronteriza que en 2012 disparó contra un adolescente mexicano, que se encontraba del otro lado de la frontera.

La acusación, emitida la víspera pero dada a conocer este jueves, señala que el agente fronterizo Lonnie Ryan Swartz, "mató ilegalmente con premeditación y alevosía, armado con un pistola semiautomática P2000 a José Antonio Elena Rodríguez".

"Estamos reconfortados de que la familia, tiene ahora su primer paso hacia la justicia", dijo Luis Parra, abogado que representa a la familia del adolescente al comentar la acusación.

La acusación contra Swartz es una de las escasas imputaciones criminales presentadas en contra de los agentes de la Patrulla Fronteriza por homicidio o uso de fuerza irresponsable durante el desempeño de su trabajo.

En toda la historia de la corporación, desde 1924, sólo dos agentes han comparecido ante las cortes federales acusados de asesinato. Uno fue exonerado y el otro dejado en libertad al no existir un acuerdo del jurado sobre su culpabilidad.

Sean Chapman, abogado que representa al agente Swartz, dijo que su cliente se declarará inocente cuando sea notificado formalmente del cargo en su contra en una audiencia programada para el 9 de octubre próximo. "Él va a pelear el cargo", dijo Chapman.

Elena Rodríguez murió la noche del 10 de octubre de 2012, después de terminar de jugar al baloncesto con los amigos de su barrio en la comunidad fronteriza de Nogales, en el estado mexicano de Sonora.

El adolescente se dirigía caminando solo hacia su casa por la Calle Internacional, una vía que corre paralela a la valla que limita la frontera, cuando el agente Swartz le disparó en 10 ocasiones a través de la cerca fronteriza.

Los disparos fueron efectuados desde una pequeña colina en el lado estadunidense que se eleva a una altura de 12 a 15 metros sobre nivel de la calle, de lado mexicano.

La autopsia mostró que casi la totalidad de las balas impactaron el cuerpo de José Antonio desde atrás. El adolescente falleció sobre la banqueta de la calle aproximadamente a cuatro cuadras de su casa.

La acusación anunciada este jueves es independiente del curso que sigue la demanda interpuesta por la familia de la víctima en julio de 2014 contra el gobierno de Estados Unidos, con el argumento de que la Patrulla Fronteriza violó los derechos civiles del adolescente.

En abril pasado, Chapman, el abogado del agente fronterizo, pidió al juez federal en Tucson a cargo del caso, desechar la demanda en contra de su cliente con base en un fallo de la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orleans emitido a principios de 2015.

Ese fallo está relacionado a un caso similar de otro adolescente mexicano acribillado en Ciudad Juárez, en el estado mexicano de Chihuahua, también por un agente fronterizo.

La Corte Federal de Apelaciones dictaminó en ese caso que el agente fronterizo, Jesús Mesa Jr., no podía ser demandado en las cortes estadunidenses por disparar y matar a Sergio Adrián Hernández Guereca, de 15 años, en junio de 2010.

El juez dictaminó que el agente Swartz conocía los límites en el uso de la fuerza letal contra los ciudadanos estadunidenses y los no ciudadanos de Estados Unidos, pero él no siguió las mismas reglas al disparar hacia México.