Sigue sin solución crisis de escasez de medicamentos en Venezuela

Las cadenas farmacéuticas venezolanas continúan sin recibir medicamentos requeridos para el tratamiento de enfermedades crónicas, lo que genera alarma entre los pacientes y sus familiares, advirtió hoy el dirigente gremial Rafael Fumero.

"Para los pacientes resulta agotador cumplir un tratamiento, pues deben crear hasta redes informativas entre grupos de enfermos a fin de dar con los fármacos", precisó a Notimex el presidente de la caraqueña Asociación Farmacéutica del Este (AFE).

Fumero indicó que en las farmacias existe escasez de antihipertensivos como Diovalivan, Ziac y Coversyl; hipoglicemiantes como Glucofage y Glaformine; antidepresivos como Lexotanil, Tafil y Valium; broncodilatadores como Berodual, y anticonvulsionantes.

"Incluso antibióticos, analgésicos y descongestionantes nasales fallan a nivel nacional, por lo que la situación no deja de ser alarmante, ya que el gobierno poco hace para acelerar la entrega de divisas a los importadores y cada día hay menos fármacos", añadió.

Enfatizó que todos estos factores influyen en el suministro de medicamentos en este país sudamericano, al grado que hay unos muy específicos que no se consiguen.

Entre ellos mencionó al Aldomet, utilizado para tratar la hipertensión en las embarazadas y evitar la preclampsia (presión arterial elevada), además de ser habituales las fallas de hipoglisemiantes.

Fumero recalcó que "el problema es que en los últimos meses la cantidad de medicamentos desaparecidos creció y afectó todo el territorio nacional", por lo que los médicos hacen listas de productos para ver cuál puede conseguir el paciente.

"Sin embargo, hay fármacos que son específicos para el tratamiento de la tiroides, la diabetes, las hormonas y hasta los problemas de la piel que no deberían fallar", sentenció el farmaceuta.

Resaltó que varios laboratorios cerraron o se han retirado de Venezuela por la carencia de dólares o las dificultades económicas y los medicamentos ahora deben ser importados de Colombia, México y Estados Unidos, lo que profundiza la crisis.

Estas dificultades, acotó, agudizaron el ingenio de los venezolanos, los que se han volcado a las redes sociales Facebook y Twitter para tratar de conseguir los medicamentos, mientras que otros se organizan y piden ayuda a sus vecinos o amigos.