Museo Británico exalta cultura celta a través de una exposición

El Museo Británico dedica la primera exposición sobre los celtas en los últimos 40 años, para exaltar la identidad y el arte de estos pueblos antiguos que habitaron las islas británicas y partes de Europa Occidental.

La exposición "Celtas: Arte e Identidad" abarca desde el período 500 A.C., cuando los antiguos griegos usaron por primera vez la palabra "keltoi" para referirse a los pueblos bárbaros que vivían al norte de Los Alpes, alejados del mundo civilizado del Mediterráneo.

El centro de esta exposición que abre este jueves sus puertas al público, presenta la icónica caldera de plata "Gundestrup Cauldron", una vasija religiosa encontrada en Dinamarca en 1891 y que es prestada por primera vez al Museo Británico.

Cada placa está hecha de plata pura y en alto relieve destacan motivos con deidades, plantas, animales, y rituales paganos.

La muestra contiene invaluables objetos de oro, bronce y plata que fueron extraídos del río Támesis como el casco con cuernos de bronce (200-100 A.C.), o el Escudo de Battersea (350-50 A.C.) una de las piezas más representativas del arte celta.

A través de objetos arqueológicos descubiertos en el último siglo, los especialistas han podido descifrar cómo vivieron estos pueblos que contaban con un arte estilizado comparable con el de los artistas griegos y romanos.

Un ejemplo que resalta dentro de la exposición es un acopio de collares de oro encontrado en 2009 por un aficionado que descubrió el tesoro con un detector de metales durante su primera exploración.

Las excavaciones mostraron que las piezas de oro fueron enterradas en una construcción de madera -que pudo ser un santuario- ubicada en una zona aislada y húmeda en Stirling, centro de Escocia.

Los cuatro collares que datan del Año 300-100 A.C. revelan una conexión con la Edad del Hierro en Europa debido a la habilidad tecnológica para trabajar el metal con un estilo artesanal único.

El recorrido museográfico de más de dos mil 500 años conduce al espectador a una estatua gigante de doble cara (s. V A.C) encontrada en el suroeste de Alemania, hasta llegar a las emblemáticas cruces celtas.

La Galería de Exposiciones Sainsbury alberga una réplica de la cruz de San Jorge (563 DC), cuya original se ubica en la isla de Iona, en el oeste de Escocia.

La cruz es el símbolo más emblemático de la cultura celta que representa la conversión de los pueblos anglosajones al cristianismo a partir del Año 400 D.C.

La exposición concluye con objetos modernos del ámbito de la música, pintura, literatura y hasta el deporte (Club Celtic de Futbol) inspirados en la cultura celta, con sus distintivos trazos circulares que reviven una tradición que se negó a morir a través de los siglos.