Chile insiste que demanda boliviana en La Haya carece de base

La presidenta chilena Michelle Bachelet aseveró hoy que la demanda boliviana contra este país carece de base, tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre la objeción preliminar presentada por Chile.

"Mantenemos la firme convicción que la demanda boliviana carece de toda base, pues confunde derechos con aspiraciones y tergiversa completamente lo que ha sido la historia entre Chile y Bolivia y muy especialmente el Tratado de 1904", comentó.

Recalcó que "Chile no tiene ningún tema territorial o limítrofe pendiente con Bolivia" y enfatizó: "Nuestro gobierno adoptará todas las medidas que corresponda para salvaguardar la integridad de nuestro territorio".

Subrayó que "es importante destacar que este pronunciamiento de la Corte sobre su competencia no afecta en nada nuestra integridad territorial. En ese sentido, Bolivia no ha ganado nada".

"Lo único que se ha decidido hasta ahora es que la Corte es un tribunal apto para conocer del reclamo boliviano sin que exista ninguna evaluación sobre lo que pretende Bolivia. La corte ha declarado que ella no podría predeterminar el resultado de una eventual negociación", enfatizó.

Bachelet indicó: "Estamos seguros que dejaremos en evidencia las ambigüedades y contradicciones y la falta de fundamentos de la demanda boliviana. Confiamos en nuestros argumentos, en el Derecho Internacional, y en que la razón está de nuestro lado".

La Corte Internacional de Justicia de La Haya desestimó este jueves la objeción preliminar planteada por Chile en la demanda presentada por Bolivia para obligar a la primera nación a negociar su salida soberana al océano Pacífico.

El tribunal solo se declaró competente para pronunciarse sobre si Chile tiene la obligación de negociar de buena fe un acceso soberano al mar para Bolivia.

El tribunal internacional determinará ahora los plazos que tendrá Chile para contestar la demanda, tras lo cual Bolivia deberá entregar una réplica, luego el gobierno chileno una dúplica y por último se ingresará en la fase de alegatos orales.

La resolución precisó que un futuro fallo de la Corte de La Haya solo se referirá a la supuesta obligación de Chile de negociar con Bolivia su salida soberana al mar, pero la corte no se pronunciará sobre si esta última nación tiene derecho a salir al Pacífico.

Bachelet indicó que Chile "aportó antecedentes sólidos en Derecho que deberían haber llevado a una conclusión contraria. Como recordarán, nuestra determinación de impugnar la competencia de la Corte gozó de un amplio respaldo, muy transversal en el país".

"Mas allá de que analizaremos en profundidad el fallo, estoy convencida que hicimos lo correcto al interponer la objeción preliminar porque correspondía utilizar este paso procedimental al cual teníamos derecho", dijo.

La jefa de Estado chilena comentó: "Estamos ahora en la misma posición en que estaríamos si en cambio hubiésemos decidido entrar de lleno a contestar la demanda boliviana y no hubiésemos objetado la competencia de la Corte".

Bolivia perdió su acceso soberano al mar en manos de Chile en la llamada "Guerra del Pacífico" (1879-1883) y, décadas después, comenzó a reclamar en foros internacionales su derecho a volver a tener cualidad marítima para incrementar su desarrollo.

Bolivia presentó el 24 de abril de 2013 una demanda contra Chile en La Haya, en la que planteó que este país tiene la obligación de negociar con la nación altiplánica un acuerdo que les otorgue un acceso soberano al océano Pacífico.

En julio de 2014, Bolivia presentó su memoria con sus argumentos de hecho y derecho para sustentar su postura, tras lo cual Chile objetó la competencia de la Corte de La Haya para conocer la demanda boliviana.

La argumentación chilena se basaba en que los límites con Bolivia quedaron fijados en el Tratado de 1904, lo que inhabilitaba a La Haya a conocer este caso ya que la jurisdicción de la Corte Internacional es para casos posteriores a su creación, en 1948.

Bolivia explicó que su demanda busca dar cumplimiento a "compromisos" adquiridos por autoridades de varios gobiernos chilenos respecto a negociar una salida al mar "con soberanía" para esa nación por el actual territorio chileno.