Se cumplió con la elección de 2015, asegura Ciro Murayama

Ciro Murayama Rendón, consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), aseveró que las elecciones del 2015 representaron la obligación de cumplir con nuevas atribuciones en un contexto complejo y en ocasiones adverso.

"El objetivo era conseguir que cada ciudadano dispuesto a participar en la definición de los cargos de gobierno y de representación ejerciera su derecho político y el sufragio como ocurrió en las elecciones del 7 de junio".

Al inaugurar el Seminario Internacional "Evaluación de las elecciones 2015 y la Reforma Electoral 2014: diagnóstico y propuestas", Ciro Murayama, afirmó que el proyecto de presupuesto que envió el INE a la Cámara de Diputados, es 20 por ciento inferior al de 2015 y representa 68 por ciento menos recursos para organizar las 13 elecciones locales que habrá el próximo año.

Subrayó que los recursos solicitados equivalen al 0.32 por ciento del gasto federal, es decir, representa históricamente el menor peso del presupuesto público en un año posterior a elecciones federales, pese a que en 2016 habrá 13 elecciones locales, es decir, el 35 por ciento de los distritos electorales del país celebrarán comicios.

Advirtió que hay temas que modificar en lo institucional y legal, temas para el avance democrático del país y en la existencia de elecciones competidas con un componente de equidad significativo.

El primero es el financiamiento público a los partidos políticos, y desde 1996 cuando se definió que éste imperara sobre el privado, se estableció una forma equitativa para su reparto, lo que ha permitido auténticas elecciones.

A partir de 1997 se rompió la hegemonía de un partido en la Cámara de Diputados y ello ha ocurrido cada tres años hasta la fecha después fue turno del Senado.

"El financiamiento público, transparente y equitativo en su asignación está en la base de esas tiendas genuinas, retirarlo por completo causaría un daño a la equidad de la competencia electoral, y haría que los actores políticos dependieran del dinero privado, que en este país está en muy pocas manos", señaló.

Mencionó que el acceso de partidos y candidatos a la radio y la televisión, a través de los tiempos del Estado, la compra de medios electrónicos se volvió entre 1997 y 2006 se convirtió en el mayor disparador inflacionario en el costo de las campañas.

Los actores políticos dependientes de su capacidad de negociación individual por los concesionarios y propiciaba su subordinación a ellos.

Además, el exceso de spots puede corregirse sin volver al modelo donde los precios y las preferencias de los concesionarios determinen que partido y que candidato tiene más o menos exposición.

"Partidos con nulo o escaso financiamiento público y necesitados de grandes cantidades de recursos para comparar su presencia en radio y televisión, es una fórmula para que el dinero opaco o delincuencial se haga inevitable en nuestra vida política", aseguró el representante del INE.

"El INE no desea que crezca el gasto electoral, pues la austeridad ya es una condición de legitimidad de los comicios, pero para ello deberían modificarse las atribuciones del INE en la Constitución, no avanzar por la ruta del recorte presupuestal ciego", recordó.