Culmina crisis política en Argentina a favor del oficialismo

La crisis política que enturbió el escenario rumbo a los comicios presidenciales de Argentina culminó hoy con la confirmación del triunfo del candidato oficialista al gobierno de la provincia de Tucumán, cuya elección había sido anulada.

La Junta Electoral Provincial validó las elecciones del 23 de agosto pasado, en las que triunfó el candidato del gobernante Frente para la Victoria y ex ministro de Salud, Juan Manzur, con 51.6 por ciento de los votos, muy lejos del 39.9 obtenido por el opositor José Cano.

Manzur recibirá mañana miércoles el diploma que lo acredita como nuevo gobernador electo, lo que pone fin a una crisis institucional que ensombreció el camino hacia las presidenciales, previstas para el 25 de octubre próximo.

La semana pasada, la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán, formada por dos jueces, desató una crisis política al invalidar -por primera vez en la historia democrática de este país- unas elecciones provinciales y convocar a nuevos comicios en fecha indefinida.

El tribunal tomó la decisión tras validar las denuncias de fraude que presentó la alianza opositora, que aseguró que el día de la elección hubo robo y quema de urnas, clientelismo y peleas con armas de fuego.

Las protestas posteriores a los comicios habían retrasado el conteo de votos, que concluyó el pasado 14 de septiembre y que le otorgó el triunfo a Manzur, pero el festejo oficialista por la victoria duró sólo dos días, hasta que el tribunal anuló los resultados.

Sectores oficiales denunciaron un "golpe judicial" a la democracia, anticiparon que apelarían la decisión del tribunal ante la Corte Suprema de Justicia y señalaron que una de las alternativas era que el gobierno nacional interviniera la provincia y eligiera a las nuevas autoridades.

Nada de ello fue necesario gracias a que la víspera la Corte Suprema de Justicia de Tucumán invalidó el fallo de los dos jueces que habían convocado a nuevas elecciones.

La presidenta Cristina Fernández ya había exigido a la oposición que dejara de denunciar supuestos fraudes cuando pierde, al argumentar que cuando ha ganado otras elecciones provinciales, el oficialismo ha reconocido su derrota sin mayores impugnaciones.

Los candidatos presidenciales opositores Mauricio Macri y Sergio Macri, sin embargo, aprovecharon la crisis para desacreditar de antemano las elecciones del 25 de octubre que, de acuerdo con las encuestas, ganará el oficialista Daniel Scioli.