Refuerzan cerveceros campaña contra consumo de alcohol en menores

A través de la campaña "No te hagas güey", la industria cervecera del país reforzará acciones contra la venta de alcohol a menores de edad.

A partir de este día, Cerveceros de México saldrá a los diferentes puntos de venta en el país a recolectar firmas de los encargados cerveceros, para que se comprometan a pedir identificación oficial y no vender bebidas alcohólicas a los menores de 18 años.

La meta que tiene esta campaña es recolectar 200 mil compromisos firmados a finales de enero de 2016, señaló en conferencia de prensa Maribel Quiroga, directora general de Cerveceros de México.

"Concienciar sobre el impacto del consumo de alcohol en la salud de los menores, tener un lenguaje para jóvenes por medio de una plataforma digital "GüeyLand" y solicitar identificación oficial, son acciones fundamentales de la campaña", señaló.

Las empresas que conformamos cerveceros de México no vamos a descansar en nuestro esfuerzo de erradicar el consumo de alcohol en menores de edad, enfatizó Quiroga.

De acuerdo con la encuesta nacional de adicciones 2011, el 13 por ciento de los hombres y el 4.0 por ciento de las mujeres reportan un inicio de ingesta de bebidas de alcohol antes de los 18 años, la edad promedio de inicio de esta adición en menores de edad es de 12 años.

En tanto, el doctor César Reynoso, neurólogo pediatra y jefe de la Clínica de Trastorno de Comunicación y Autismo del Hospital ABC, habló sobre la diferencia que tendrá un niño si los padres de familia o adulto responsable, omiten darle alcohol.

"Vamos a ganar mejores desempeños escolares en nuestros hijos en el futuro, más oportunidades de vida social exitosa, más oportunidades de tener desempeños laborales, mejor calidad de vida en el futuro".

Señaló que en los menores de edad, el ingerir alcohol daña las funciones cerebrales y emocionales, ya que el cerebro no está mielizado (adquisición de mielina), que es la conexión neuronal con membrana especializada que permite la transmisión de impulsos nerviosos y esta sustancia se adquiere entre los 18 y 20 años.

Si se le brinda alcohol, se influye en el desarrollo del cerebro, los neurotransmisores (sustancias para la conexión de neuronas) modifican su almacenamiento, su conectividad, recepción y producirá pocas probabilidades del desarrollo del cerebro, apuntó.

"El problema del consumo temprano de alcohol no solo afecta la salud individual de la persona, es un problema también que acarrean a las familias en un contagio familiar y socialmente también afecta el desempeño escolar, la productividad y en suma estas consecuencias acaban afectando la competitividad económica del país" comentó Eduardo Jaramillo, director de Promoción de la Salud.

La identidad, aceptación, o reputación en un grupo social es parte del inicio para que un joven inicie a beber alcohol, el conocimiento y diálogo son buenas herramientas para prevenir futuros conflictos, así que "No te hagas güey" es una llamada a los padres de familia, jóvenes y vendedores de productos alcohólicos a tener conciencia sobre las consecuencias que el beber a temprana edad puede causar.