Menchú Tum plantea tipificar como delito discriminación y racismo

La Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú Tum, se manifestó aquí por tipificar como delito la discriminación y el racismo, para que las normas cambien a nivel global, toda vez que ofenden la conciencia y dignidad humana.

En el marco de la Cátedra Cultura de la Paz y Derechos Humanos, y como profesora afiliada de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), la activista guatemalteca dictó la conferencia "Derechos Humanos de los migrantes y de las poblaciones indígenas migrantes" en la Biblioteca Universitaria "Raúl Rangel Frías".

Ante estudiantes, profesores e investigadores universitarios, señaló la importancia de impulsar cambios en las maneras de actuar y de pensar contra de la dignidad humana.

"Yo creo que ahora tenemos una gran oportunidad, que hay famosos que son racistas, y eso nos ayuda a indignarnos y empezar a decirles que esa es una enfermedad espiritual, mental, psicológica, ideológica, y es una inconformidad reprimida", expuso.

"Empecemos a tipificar qué es la discriminación; yo creo que deberíamos de tipificar qué es discriminación y qué es racismo, porque muchos de nosotros decimos esto es racismo, pero no sabemos cómo se tipifica ese delito y si lo declaramos delito, tarde o temprano nuestras normas pueden funcionar", manifestó.

En el pasado, refirió, "nunca se sabía que se iba a tipificar la desaparición forzada como delito de lesa humanidad; todos decían un extraviado, un desaparecido, punto".

Pero se llegó a tipificar como delito de lesa humanidad a partir de que los humanos se dan cuenta de que eso ofende la conciencia humana y ofende la dignidad de cualquier persona, apuntó.

Añadió que lo mismo pasó con el feminicidio en el derecho internacional, "el ultraje y la denigración a una mujer es feminicidio y es un delito de lesa humanidad".

La pacifista sostuvo que "no se va a aplicar esa norma si no tipificamos la característica de la violencia que corresponde a ser feminicida, existe la norma, pero la norma tiene que bajar en una tipificación".

"Si ahora los norteamericanos están insultando a todos los centroamericanos y a todos los del sur y a todos los del mundo que no sean ellos y a los mexicanos, ¿por qué no empezamos a levantar el tema como ofensa contra la dignidad humana?", cuestionó.

Puntualizó que no sólo es la dignidad de un mexicano, que es odiado por un candidato republicano, sino también es la dignidad de todos los humanos, es la contaminación global en contra del ser humano, por lo que debe darse una lucha global en ese sentido.

Menchú Tum consideró importante lo anterior, porque en el pasado predominaron regímenes políticos basados en el racismo y la xenofobia, con esquemas como el "apartheid", que segregó a africanos, lo cual ya no debe estar en la agenda de los países.

En entrevista posterior, consideró "urgente una política pública en relación con los temas de discriminación, porque muchas de las normas que estamos usando, son normas que se hicieron en otro tiempo, con otras realidades".

Hoy en día, dijo, la migración es un tema global y sus causales son diversas, no sólo de la violencia, de ahí la necesidad de nuevas normas.

Previamente, durante su disertación, la defensora de los derechos humanos dijo que la educación es la herramienta para combatir el racismo y la ignorancia por interesarse por el otro.

Enfatizó que se debe hacer a un lado la victimización del migrante y cambiar las normas, por lo que la academia debe proponer también políticas de cambio en ese sentido.