Pérdida de trabajadores migrantes afectaría mercado lechero de EUA

Si las granjas lecheras en Estados Unidos perdieran la participación de los migrantes, los precios de la leche subirían 90 por ciento, su ganado disminuiría en 2.1 millones de cabezas y cerrarían unos siete mil establecimientos, según un estudio.

El análisis, elaborado por el área de investigación agrícola de la Universidad Texas A&M, reveló que unos 77 mil inmigrantes trabajaban en las granjas lecheras de Estados Unidos en 2014, poco más de la mitad de los 150 mil empleados que laboran para ese sector en todo el país.

El estudio, que actualiza una investigación anterior, mostró que el número de inmigrantes que trabajan en las granjas lecheras aumentó en un 35 por ciento en seis años, lo que representa unos 20 mil nuevos empleados.

Asimismo, la producción de leche procedente de granjas con mano de obra inmigrante aumentó durante ese periodo en un 27 por ciento.

Según la investigación, muchos productores de leche sospechan que sus trabajadores pueden ser inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, el 80 por ciento de las granjas encuestadas señaló que continuarían contratando a inmigrantes, pese a las preocupaciones de que pudieran ser objeto de auditorías o redadas.

"Este informe refuerza la necesidad urgente de que el Congreso aborde la reforma migratoria", dijo en un comunicado Jim Mulhern, presidente y director ejecutivo de la Federación Nacional de Productores de Leche (NMPF), organismo que comisionó el estudio.

"Las granjas que dependen de los trabajadores extranjeros contratados necesitan su fuerza de trabajo actual, así como un programa eficaz para garantizar una futura fuerza laboral adecuada. Y la manera de hacerlo es promulgar una reforma migratoria integral", añadió.

"La noción de que los inmigrantes están quitando estos empleos a los trabajadores estadunidenses simplemente no es verdad", consideró Randy Mooney, presidente del consejo de administración de la NMPF.

El informe reveló que el sueldo promedio por hora en las granjas lecheras de Estados Unidos fue de 11.54 dólares por hora en 2013, un 16 por ciento más que en 2008. En comparación, el salario mínimo federal que es de 7.25 dólares por hora.

El estudio llegó a la conclusión de que una pérdida total de la mano de obra inmigrante reduciría el hato lechero de Estados Unidos y la producción de leche de la nación en casi una cuarta parte, lo que obligaría a cerrar a más de siete mil granjas lecheras.

Eliminar la mano de obra inmigrante en las granjas lecheras significaría 77 mil empleados menos, pero representaría también una significativa pérdida de 131 mil 240 puestos de trabajo relacionados fuera de dichos establecimientos.