Cirugía devuelve calidad de vida a dos mujeres con obesidad

Karla Ramírez Partida y Marcela Vargas Langle lograron mejorar su calidad de vida, luego de ser intervenidas en el IMSS Jalisco para la colocación de bypass gástrico y manga restrictiva.

El programa de Cirugía Bariátrica del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco ha beneficiado a más de 450 personas a la fecha, a partir de su reactivación en el 2009.

En un comunicado, el IMSS Jalisco dio a conocer que en el caso de Karla, de 35 años de edad, su operación se llevó a cabo en 2010 y consistió en la colocación del bypass gástrico. Antes de su intervención, su peso era de 140 kilogramos y en la actualidad pesa 50.

Su pérdida de peso ha sido de alrededor de 90 kilogramos en cinco años y dio a conocer que su problema de obesidad se desarrolló en su segundo embarazo, en el que subió aproximadamente 50 kilogramos de peso, a raíz de problemas en su relación de pareja que la llevaron a una severa depresión.

Indicó que actualmente goza de los beneficios de ser una persona delgada y saludable, su autoestima regresó. "Es un beneficio muy padre, tengo mejor movilidad, mejor vida, y estoy más integrada a la sociedad, porque en un momento fui objeto de burla y discriminación, pero hoy soy talla cinco de pantalón", detalló.

A cinco años de distancia de su intervención, sigue vigilando su alimentación, la que es saludable y ya fue sometida a una primera cirugía plástica, la cual consistió en una abdominoplastía, para retirar la piel excedente de esta zona, después de la considerable pérdida de peso, próximamente se le reconstruirá su busto.

"Tienes que tener la mentalidad de que esto es un cambio para toda tu vida", destacó Karla y aseguró que se siente afortunada y agradecida por la atención de calidad que recibió en el Instituto.

En tanto, Marcela Vargas Langle, de 43 años de edad, quien es médico de profesión, fue intervenida para la colocación de manga gástrica hace tres años en el Hospital de Especialidades.

Antes de su cirugía bariátrica pesaba 170 kilos, en la actualidad tiene un peso de 63.

Señaló que su ganancia de peso se hizo evidente desde su primer embarazo y en cada uno de ellos llegó a aumentar hasta 20 kilogramos.

Previo a embarazarse, dijo, su peso corporal no excedía a los 60 kilogramos, sin embargo, su obesidad mórbida se debió básicamente a estrés y una mala alimentación.

Su panorama cambió radicalmente y hoy se siente más cómoda consigo misma: "mi vida cambió radicalmente, me siento con mucha agilidad, rindo más, emocionalmente me siento bien y me puedo desempeñar mejor", manifestó.

Hace 22 días fue sometida a una cirugía plástica para el retiro de exceso de piel y en poco tiempo podrá realizar actividad física.

Aseguró que su experiencia fue satisfactoria como paciente del servicio de Cirugía del Hospital de Especialidades.

"Fue excelente, el protocolo previo a la cirugía es impresionante, estoy muy agradecida y la atención que me han dado ha sido integral", concluyó.