Ministro brasileño niega "fórmulas mágicas" para volver a crecer

El ministro brasileño de Hacienda, Joaquim Levy, negó que haya fórmulas mágicas para que la economía del país vuelva a crecer, en plena tormenta por la recesión, la caída de precios de las materias primas y la desvalorización del real, la moneda local.

"La agenda de desarrollo es crucial para enfrentarnos a esta fase sin ayuda del precio de las materias primas. Brasil va a tener que hacer eso", dijo hoy el ministro, cuya salida del Ejecutivo se especula desde hace semanas por su desacuerdo con la política económica del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

"Debemos tener imaginación, pero no debemos tener la ilusión de que hay fórmulas mágicas, heterodoxas, para llegar a un crecimiento más acelerado", agregó, en referencia a los llamados a que Brasil -que ya tiene un abultado déficit fiscal- fomente el crecimiento por medio de más gasto público.

Señaló que la clave para que la mayor economía de América Latina -en recesión de 2.6 por ciento en el primer semestre- vuelva a crecer son "el equilibrio fiscal adecuado" y la "inflación lo suficientemente baja para que no haya distorsiones y grandes incertidumbres".

La mayor economía de América Latina debe verse afectada en 2016 por una recesión cercana a 1.0 por ciento, en un contexto en que las perspectivas de Brasil empeoran progresivamente, según previsiones publicadas esta semana por expertos consultados por el Banco Central del país.

El séptimo mayor Producto Interno Bruto (PIB) del mundo debe caer en 2015 un 2.70 por ciento -el peor resultado en más de una década-, y en 2016 la recesión debe alcanzar 0.80 por ciento.

Este martes el real, la moneda brasileña, se situó en cuatro unidades por dólar, estableciendo un récord histórico en su depreciación desde que la moneda fuera adoptada en 1994.