Tráfico aéreo de pasajeros en Venezuela cae 8.5 por ciento en 2014

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) reportó hoy que el tráfico aéreo de pasajeros en Venezuela cayó 8.5 por ciento en 2014 respecto al año anterior.

El dato contrasta con el crecimiento del sector en otras importantes economías de la región, subrayó IATA en un comunicado.

Esta caída superó incluso la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) venezolano en el mismo periodo (3.0 por ciento) "y muestra el creciente impacto negativo de las políticas draconianas del gobierno dirigidas a las aerolíneas, incluidas las restricciones de repatriación de divisas'', subrayó.

La IATA ha urgido al gobierno venezolano a reorientar la política de transporte aéreo con el fin de frenar el continuo deterioro de la conectividad aérea en Venezuela.

"La actual política del gobierno venezolano castiga al sector de transporte aéreo y priva a sus ciudadanos de los beneficios económicos que ofrece la conectividad aérea'', dijo el consejero delegado de IATA, Tony Tyler.

"Las medidas del gobierno han provocado un descenso de la oferta aérea y los ciudadanos y empresarios tienen que pagar más para viajar", observó.

La caída del 8.5 por ciento en la demanda de pasajeros contrasta enormemente con el crecimiento entre un 2.0 por ciento y un 12 por ciento registrado en otras importantes economías en Latinoamérica.

"Urge un nuevo planteamiento de las políticas que afectan al sector", llamó Tyler.

Además, según IATA, "Venezuela viola los acuerdos internacionales y los estándares internacionales y prácticas recomendadas de la Organización de Aviación Civil Internacional''.

En parte esto es debido a que el control cambiario impide a las aerolíneas repatriar sus ingresos y el importe total de los fondos bloqueados asciende a tres mil 800 millones de dólares.

Asimismo, el gobierno venezolano exige el pago en dólares por compras de combustible a las aerolíneas extranjeras, medida que contradice la naturaleza no discriminatoria del Convenio de Chicago, ratificado por Venezuela.

Esto "resulta especialmente problemático si se tiene en cuenta que la compra de combustible es una de las escasas vías que tienen las aerolíneas de gastar los fondos acumulados en moneda local y que no pueden repatriar''.

"Los problemas económicos de Venezuela no deben ser una excusa para la inacción'', argumentó IATA.

"El gobierno tiene que establecer medidas que mejoren el entorno operativo de las aerolíneas y eviten un deterioro aún mayor de la conectividad aérea con los mercados mundiales y el comercio internacional'', sugirió.

Además, consideró que el gobierno debe establecer un tipo de cambio único y justo del bolívar (VEF) en la venta de billetes y pago de tasas e impuestos.

"Venezuela debe también comprometerse a un proceso de consulta transparente con las aerolíneas antes de imponer nuevos impuestos o regulaciones que afecten al sector", enfatizó.

"Por último, concluyó Tyler, el gobierno debe establecer un plan de pagos objetivo y factible que garantice la devolución de los fondos bloqueados a las aerolíneas".