El Papa cumplirá una intensa agenda en Washington

El Papa Francisco concluye hoy su visita a Cuba y arribará esta tarde a la base militar conjunta Andrews de la fuerza aérea en Maryland, donde será recibido por el presidente estadunidense Barack Obama y la delegación oficial de recepción.

Obama estará acompañado además por la primera dama Michelle Obama, el vicepresidente Joe Biden y su esposa, la doctora Jill Biden.

Cientos de niños estudiantes de algunas de las 95 escuelas católicas que existen en la Arquidiócesis de Washington la darán la bienvenida al pontífice, como lo harán en su oportunidad otros en la embajada de El Vaticano durante su estancia de tres días en la capital estadunidense.

El miércoles, el Papa Francisco se trasladará a la Casa Blanca, donde será recibido por Obama y su gabinete con honores de jefe de Estado en una vistosa ceremonia en el jardín y ante la presencia de unos 10 mil invitados.

Al finalizar la ceremonia, el mandatario y el Papa sostendrán un encuentro privado de una hora en la oficina oval, mientras que por separado el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano se reunirá con miembros del gabinete de Obama.

Antes de dirigirse a su encuentro con la curia estadunidense, Francisco abordará el papamóvil para trasladarse al cercano parque de la Elipse.

En esa amplia área abierta, ubicada en la cara sur de la Casa Blanca, el Papa saludará a cientos de miles de fieles provenientes de las 95 iglesias que componen la Arquidiócesis, así como público en general.

Luego, Francisco viajará a la Catedral de San Mateo, la catedral "madre" de la Arquidiócesis, donde celebrará un encuentro con los 300 obispos católicos de Estados Unidos, y junto a quienes encabezará un rezo.

La tarde de miércoles, a la sombra de la Basílica de la Inmaculada Concepción, el Papa oficiará la misa de canonización de Junípero Serra, evento que congregará la mayor concentración de fieles a cualquiera de los servicios del pontífice en la capital.

La Casa Blanca confirmó que el vicepresidente Biden estará entre las 25 mil personas que atestiguarán el servicio religioso, el primero que oficiará Francisco en suelo estadunidense, y que como la mayoría de sus intervenciones públicas, será ofrecido en español.

El jueves 24, el Papa hará historia al pronunciar un discurso en inglés en una sesión bicameral del Congreso estadunidense, el primero jefe de la Iglesia católica en hacerlo, y cuyo mensaje es esperando con expectativa.

El discurso ha generado expectativas debido a las versiones de que Francisco aprovechará esa tribuna para apelar por los inmigrantes indocumentados y a favor de políticas para proteger el medio ambiente.

Luego, el Papa se trasladará a la pequeña Iglesia de San Patricio, en las inmediaciones del barrio chino, donde hará un breve recorrido por su interior.

Esa visita ha generado la expectativa de que Francisco se pueda detenerse frente al pequeño cuadro de la Virgen de Guadalupe que se exhibe en su interior, una de las pocas de la Arquidiócesis que cuenta con una imagen de la llamada Reina de la América.

Al final de su recorrido, el Papa cruzará una puerta que lo llevará al edificio adyacente de la agrupación Caridades Católicas, la cual brinda servicios de asistencia de personas de escasos recursos e indigentes.

Esta visita será una de las pocas instancias donde se anticipa que el Papa podrá interactuar con algunas de estas personas, a quienes además ofrecerá su bendición.

Esa escala será la última que Francisco realizará en la capital estadunidense antes de partir la tarde del jueves a Nueva York para cumplir la segunda etapa de su viaje que concluirá el domingo en Filadelfia.