Merkel demanda "transparencia y rapidez" en escándalo de Volkswagen

La canciller federal de Alemania, Ángela Merkel, demandó hoy transparencia y rapidez en la aclaración del caso del consorcio automotriz Volkswagen sobre el falseamiento de emisiones de gas.

La noticia por el escándalo sobre el falseamiento de emisiones de gas por parte de Volkswagen tiene ya un alcance mundial por las consecuencias que ello significa para decenas de miles de puestos de trabajo, y para la imagen del país en el mundo de los negocios.

En la sede de gobierno, la canciller dijo brevemente a la prensa que lo principal es ahora que ese caso se aclare con la mayor transparencia y rapidez, y que se pongan sobre la mesa los datos concretos de esa manipulación.

De acuerdo a algunas fuentes, la multa que Volkswagen deberá pagar en Estados Unidos será de alrededor de 18 mil millones de dólares.

Merkel comentó que el ministro alemán de Transporte, Alexander Dbrindt, ya puso en marcha las medidas necesarias con vistas a la integración de una comisión investigadora independiente.

De acuerdo al consorcio automotriz, el mayor de Europa, el software que elude los estándares ambientales fue colocado en 11 millones de autos.

De esta forma, se verían afectados vehículos de todo el mundo con motores EA 189, informó la propia empresa a través de un comunicado.

Al parecer, sólo en este tipo de motor habría una "desviación notable entre los valores de prueba y los valores de conducción en la vida real".

La revelación causó gran conmoción en Alemania, no en vano Volkswagen es el mayor fabricante de automóviles a nivel mundial y el país lidera la industria automotriz a nivel internacional. Volkswagen vendió a lo largo de 2014 un total de 10.2 millones de vehículos y un año antes un total de 9.7 millones.

El actual escándalo está abocando a la automotriz a un desplome en las bolsas. Las acciones de Volkswagen perdieron el 20 por ciento de su valor este martes y ya el lunes habían perdido un quinto de su capitalización de mercado.

"Hecatombe" o "Desastre" fueron algunos de los titulares que se pudieron leer en la prensa alemana este martes, coincidiendo además con la celebración del Salón del Automóvil de Francfort, una de las citas más importantes del sector.

El grupo automovilístico anunció que provisionará seis mil 500 millones por los costos derivados del escándalo y reconoce que incumplirá sus previsiones de beneficio para el presente año.

En opinión del miembro del Consejo de Supervisión de Volkswagen, Olaf Lies, tras el escándalo debe haber "consecuencias personales". Lo fundamental en estos momentos, insisten, es que se aclare lo ocurrido y que la compañía pueda recuperar la confianza perdida.

"Creo que con las peticiones apresuradas de dimisiones no se soluciona el problema y no se recupera la confianza perdida", dijo el ministro de Economía de la región de Baja Sajonia durante una entrevista.