"Vive por mí" busca fomentar la cultura de la donación de órganos

A través de tres personajes cuyas historias se van hilvanando para reflexionar en torno a la importancia de la donación de órganos, la película "Vive por mí", dirigida por el español Chema de la Peña, busca echar abajo los mitos que giran en torno a esta acción que podría salvar millones de vidas al año.

Al dar el claquetazo de la coproducción entre México y España, la actriz Martha Higareda, quien da vida a "Ana", una paciente en espera de la donación de un riñón, expuso que vivir de cerca estas historias, la ha hecho entender que existe una gran desinformación sobre el tema entre la sociedad.

En ese sentido, agregó que muchas veces es la familia la que obstaculiza por desconocimiento la voluntad de sus familiares, "lo que provoca que muchas personas mueran en la espera de recibir un trasplante".

"Creemos que esta cinta puede hacer que la gente se tome un tiempo y platique con su familia sobre el tema. Mi familia y yo lo hicimos hace como tres años, somos seis y todos somos donadores", comentó a propósito de la importancia de crear una cultura de la donación.

Estoy muy contenta de ser parte de esta cinta porque trata de hacer una diferencia, "lo que queremos es que se genere una conciencia", expuso la actriz, quien desde hace varios años no es parte de algún drama.

Además de Higareda, el elenco lo integran Tiaré Scanda, Margarita Rosa de Francisco, Rafael Inclán, Tenoch Huerta, Juan Manuel Bernal y Odiseo Bichir, quienes al igual que el equipo creativo y el director han tenido sesiones de entrevistas con especialistas en el campo, así como con pacientes y familiares.

Al respecto, Higareda dijo que de lo que se trata es de llevar la realidad a la pantalla grande, pues es urgente que las personas se informen y decidan darle la oportunidad a alguien de seguir viviendo.

Hoy en día, en México, 11 mil 925 personas esperan recibir un riñón y este año solo se han practicado mil 518 trasplantes, lo que equivale al 12 por ciento de las personas en lista de espera.

"Falta que la gente sepa que cuando muere también puede donar sus órganos y salvar muchas vidas", expuso Chema de la Peña.

Respecto al origen de la trama, De la Peña mencionó que surgió de un episodio personal, toda vez que uno de sus amigos más cercanos sufrió un trasplante de riñón.

"Lo viví muy de cerca y a partir de todo eso me surgió la idea de hacer esta película, por lo que además de cumplir uno de mis sueños, pude rodar la cinta en el Distrito Federal", anotó.

Paralelo a la filmación de la cinta, que lleva un avance del 50 por ciento y el costo será de 26 millones de pesos aproximadamente, De la Peña y Alejandra Cárdenas, una de las productoras, están planeando realizar una campaña para concientizar a la gente sobre la donación de órganos.