Debutará en México la arpista francesa Pauline Haas

La arpista francesa Pauline Haas debutará en escenarios mexicanos este fin de semana, primero como solista invitada en los conciertos de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (OFUNAM) y el mismo domingo 28 en solitario, como parte de los recitales internacionales de la máxima casa de estudios.

Entrevistada en la Sala Nezahualcóyotl donde serán los conciertos con la OFUNAM, el 27 y 28 de este mes, la joven músico expresó su emoción por tocar en este país y manifestó su deseo de que el público disfrute lo que va a tocar como solista.

Destacó que aunque ha tocado con otras orquestas en Europa y en Montevideo, Uruguay, de donde es su madre, no es un ejercicio que haga con frecuencia, pues su mayor experiencia es con ensambles de cámara o en solitario.

"Es un ejercicio que no estoy muy acostumbrada, me encanta; no lo he hecho tantas veces con agrupaciones, pero estoy muy contenta de poder tocar aquí en México, que es mi primera vez, y espero que el público le encante lo que voy a presentar", apuntó.

Sobre el repertorio que ejecutará al lado de la OFUNAM, mencionó una de ellas es de sus obras preferidas, que es "Allegro", de Maurice Ravel; también se podrá escuchar en el recital "Fuga en La menor", de Johann Sebastian Bach, quien es un compositor con el cual uno descubre algo más, y piezas de Johannes Brahms.

Mientras que para el concierto que ofrecerá en solitario, seleccionó piezas preferidas de su repertorio, que datan de principios del siglo XX, porque antes el arpa no estaba tan evolucionada como hoy en día.

Adelantó que el programa que ofrecerá a las 18:00 horas en la sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario, el mismo 28 de este mes, estará conformado por "Preludio" y "Fuga en la menor", de Bach; "Preludio op. No. 7", de Prokofiev; "Suite para arpa", de Britten; "Toccata", de Connesson; "Sonata k 332", de Mozart; "Impromptu", de Roussel; "Muerte de Isolda", de Wagner, y "Pieza sinfónica", de Renié.

"Hay obras originales y también piezas que hice de transcripciones como la 'Muerte de Isolda', que es una pieza hermosa, que precisamente escuché muy chica en una ópera, y la quise tocar, entonces al entrar en el Conservatorio en París, le dije a mi maestro que la quería tocar y me dijo que eso es imposible pues tiene muchos pedales, fue un reto enorme y me encanta tocarla", señaló.

Sobre la obra de Mozart, consideró que es una pieza muy brillante, en tanto que de la pieza de Wagner resaltó su fuerza interior, y de la de Britten aquellas imágenes que la hacen un poco más contemporánea.

Pauline Haas disfruta al máximo de su instrumento, el cual, refiere, no le implica mucha competencia en su país, pues los ejecutantes que existen se conocen casi todo y su reto no es personal, sino ampliar el repertorio de cada uno para poder tocar lo mismo música clásica que contemporánea.

"Nos conocemos casi todos y competencia no existe, porque tenemos cada uno una personalidad distinta, por ejemplo, a mí me gusta hacer varias cosas con distintas arpas y músicas, a otros les gusta más el repertorio más clásico, entonces hay una gran variedad", explicó.

Nacida en 1992, en Estrasburgo, Francia, actualmente Haas comparte su tiempo entre su ciudad natal y París.

Atraída desde temprana edad por las artes escénicas, inicialmente dudó entre el clavicordio, las ondas Martenot, el címbalo y el arpa, antes de decidirse por ésta última.

A los ocho años de edad ingresó al Conservatorio de Estrasburgo, donde además de estudiar su instrumento preferido, recibió una educación completa en el análisis musical, improvisación y música de cámara.

En 2012, fue nombrada como una de las tres finalistas en la categoría Revelación Solista Instrumental en las Victoires de la Musique Classique. Antes de ello, a los 13 años, fue galardonada con el primer premio en el Concurso Internacional "Lily Laskine" Junior.