Mexicanos de NY confeccionan manteles y silla para visita del Papa

Un total de 16 inmigrantes mexicanas bordaron los manteles que serán usados por el Papa Francisco durante su misa en el foro del Madison Square Garden de Nueva York, así como en su visita a una escuela primaria en Harlem del Este.

Además de los manteles, el inmigrante mexicano Héctor Rojas formó parte de un equipo de tres carpinteros que confeccionó la silla que empleará Francisco en su misa en el Madison Square Garden.

El trabajo de estos mexicanos, adscritos a grupos católicos dedicados a mejorar las habilidades de migrantes en Nueva York, es parte de la estrategia de Francisco, en su visita a Estados Unidos, para enviar un mensaje de solidaridad con las personas que no nacieron en este país.

Esmeralda Hoscoy, que emigró del estado de Veracruz hace 20 años, y quien coordina el grupo de 18 madres que contribuyeron a crear los diseños y a bordar los manteles que usará Francisco, indicó que la instrucción era elaborar un producto sencillo hecho por inmigrantes.

"El mensaje del Papa dijo que él quería algo básico y que después quería ver a los migrantes que confeccionaran con sus propias manos estos manteles, porque no todo lo que usará el Papa en su visita a Estados Unidos será hecho por migrantes", dijo Hoscoy.

En entrevista con Notimex, Hoscoy afirmó que el trabajo requirió de muchas horas de trabajo de parte del grupo de 18 madres, de las que 16 son de origen mexicano, además de que fue necesario homologar las técnicas y decidir sobre el diseño.

"Este Papa es sencillo, así que los manteles son blancos. Solamente tienen el diseño de una cruz, que parece que florece, lo que da un mensaje de esperanza. El diseño lo escogimos nosotras mismas", precisó Hoscoy.

Las madres bordadoras, una de las cuales es originaria de Perú y otra de Guatemala, se reunieron durante tres semanas en el gimnasio de la Iglesia de San Pedro, en el suburbio de Yonkers, al norte de la ciudad de Nueva York y al lado del río Hudson.

Las madres confeccionaron dos manteles para la misa, así como dos más para dárselos de regalo a Francisco, y nueve más que serán empleados en la reunión de Francisco en la escuela de Harlem del Este. Estos encuentros tendrán lugar el 25 de septiembre.

Todas las mujeres que participaron en el grupo de bordadoras, además, serán parte del grupo de 150 inmigrantes que tendrán un encuentro con el Papa en la escuela primaria Nuestra Señora Reina de Los Ángeles, en Harlem del Este.

Algunas de las bordadoras mexicanas que participaron en la confección de manteles son Ignacia González e Irma Barragán, del estado de Guerrero; Felisia González, del Estado de México, y Águeda Zavaleta, de Puebla.

"Sentí una gran alegría cuando supe que yo bordaría los manteles del Papa. Y al mismo tiempo me pregunté qué había hecho yo para ganar ese privilegio. Me siento bendecida", declaró Ignacia González.

Mientras tanto, para Juan Carlos Tapia Cruz, que también participará en la visita del Papa y que es esposo de una de las madres que bordaron los manteles, el encuentro con Francisco puede ser la oportunidad para acceder a beneficios concretos.

"Yo creo que el Papa va a enviar un mensaje a favor de los migrantes, sobre los problemas que tenemos en Estados Unidos. Al menos eso es lo que me gustaría que dijera a los políticos de este país", comentó Tapia Cruz.