Senador solicita a STPS informar medidas contra explotación infantil

El senador Fidel Demédicis pidió a la Secretaría de Trabajo informar sobre las medidas que aplica para evitar las jornadas laborales de niños y adolescentes, ante las constantes violaciones de sus derechos por empresas nacionales y extranjeras.

Mediante un punto de acuerdo señaló que ante la lacerante realidad que viven los menores de edad en diversos estados de la República, es necesario que el Gobierno federal, a través de dicha secretaría, salvaguarde su integridad física y moral.

El legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) recordó que el 19 de agosto en el municipio de Ramos Arizpe, Coahuila, la Procuraduría de los Niños, Niñas y la Familia (Pronnif) rescató a 54 infantes de entre 200 jornaleros que estaban en un rancho de la empresa Prokarne, donde eran explotados laboralmente.

Comentó que los menores de edad rescatados fueron encontrados en condiciones precarias, dormían en el suelo y su alimentación era deficiente; actualmente todos ellos se encuentran en albergues bajo resguardo del Pronnif y del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia y Protección de Derechos de Coahuila.

Demédicis consideró que la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) no realiza una supervisión permanente, lo cual permite que la explotación infantil se presente en cada una de las entidades de la República y que haya gran aumento de la deserción escolar.

"Existen más de tres millones de niñas y niños que apoyan paupérrimamente a su familia mediante un trabajo, de los cuales cerca de dos millones abandonaron sus estudios para trabajar de ayudante, cargador, franelero y lavacoches", expuso el representante por Morelos.

Demédicis Hidalgo subrayó que las normas internacionales del trabajo permiten hacer una distinción entre lo que construye formas aceptables e inaceptables del trabajo para infantes de distintas edades y etapas de su desarrollo.

En ese sentido enfatizó que para abolir el trabajo infantil los estados deben fijar y aplicar una edad mínima en la que los niños pueden ser admitidos en trabajos específicos, de acuerdo a las circunstancias sociales y económicas.

Indicó que la edad mínima general de admisión al empleo no debería ser inferior a la edad en que se completa la enseñanza escolar obligatoria o, en todo caso, no menos de 15 años.

Fidel Demédicis reiteró que la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes dispone que las autoridades federales adopten las medidas necesarias para garantizar los derechos a todas los menores de edad sin discriminación de ningún tipo o condición.