Mafia italiana usaba un cocodrilo para amedrentar a sus víctimas

La Camorra, la mafia napolitana, utilizaba un cocodrilo para amedrentar a las víctimas de extorsiones, informaron hoy medios locales que citaron una indagación de 460 páginas de la Dirección de Investigación Antimafia (DIA).

Según el diario napolitano Il Mattino, el animal era usado por un miembro del clan de los Casalesi, el más poderoso de la Camorra, cuando convocaba a empresarios o comerciantes para exigirles el pago del "pizzo" o extorsión mafiosa.

Denominado el "Cocodrilo", el mafioso tenía en su casa al animal para atemorizar a sus víctimas e impedir que se negaran a pagar.

El caso se conoció por la indagación de la DIA sobre el "modus operandi" de la familia camorrista de los Russo, que se había colocado en la cúpula de comando del clan de los Casalesi (que toma el nombre de la localidad de Casal di Principe).

En particular, los magistrados describieron que la zona industrial de Marcianise, en la sureña región de Campania (cuya capital es Nápoles) se había convertido en una fuente de enorme riqueza para las actividades de la Camorra.

Precisaron que en esa área el clan de los Casalesi (comandado por la familia Russo) controlaba la renta y manejo de máquinas para el juego de azar, la venta de droga, la extorsión a pequeños empresarios y comerciantes y la usura, además de que había infiltrado las obras públicas.

"En la zona de Marcianise los hombres de la familia Russo lograron acreditarse como la principal expresión de los Casalesi", dijo la investigación.

Señaló que el clan había condicionado la competencia en el mercado del entretenimiento y había extendido su monopolio por toda la provincia de Caserta y a las vecinas de Nápoles y Salerno.

La indagación fue construida a través de intervenciones telefónicas y las declaraciones de "arrepentidos" mafiosos.

La víspera, las fuerzas del orden italianas arrestaron a 44 personas en un operativo contra el clan de los Casalesi.

En el curso de la operación también fueron confiscadas cinco empresas activas en la distribución de máquinas de apuestas (slot machine) y un caballo pura sangre de carreras.

Según las autoridades, el operativo afectó fundamentalmente a la familia mafiosa Russo.