Rechaza González Iñárritu lesión de Omar Bravo en el Tricolor

El director general de selecciones nacionales, Héctor González Iñárritu, precisó hoy que Omar Bravo nunca reportó una lesión mientras estuvo con el Tricolor Mayor en el juego ante Perú, el pasado 17 de abril en San Francisco, California.

"Terminó el partido y no reportó nada. No hay ningún pretexto de la lesión", afirmó González Iñárritu respecto al reporte del médico de Atlas, Rubén Cruz, quien informó que el delantero padece una distensión grado uno del muslo derecho y eso equivale a que es un desgarre de fibra y va estar dos semanas inactivo.

González Iñárritu afirmó que Bravo "se fue (del Tricolor) ciento por ciento para hacer sus actividades físicas normales, y estar en un aeropuerto no es un motivo para una lesión".

También señaló que Bravo "es un jugador maduro (33 años) que ha tenido mucha actividad aquí, y el juego del Atlas no está basado en exquisiteces, está en el trabajo táctico y eso lleva una carga de esfuerzo.

"(Además) cuando llevas a Selección a un jugador con la talla internacional de Omar, tiene que jugar, no lo llevas a ver qué pasa, por Dios", sentenció.

Respecto al regreso de 12 horas de San Francisco, California, a Guadalajara, Jalisco, el directivo declaró al programa Súper Estadio que desconoce la causa por la cual perdió el vuelo programado en la mañana del jueves (18 de abril), por lo cual tuvo que esperar otro.

Mediante un comunicado la dirección general de selecciones nacionales informó que el médico José Luis Serrano reportó que antes, durante y después del juego ante Perú, Omar Bravo "no presentó molestia ni queja alguna, por lo que se envió al club Atlas en condiciones óptimas para ser tomado en cuenta por su cuerpo técnico".

Respecto a su regreso, explicó con itinerario el vuelo de regreso de San Francisco a las 10:30 horas del jueves, para llegar a Houston, Texas, a las 16:25. Ahí abordó un vuelo con salida a las 17:32 horas y llegada a Guadalajara a las 20:02 horas.

Agrega que el personal de logística de la Selección Mexicana llevó a Omar Bravo al aeropuerto internacional de San Francisco y lo ingresó a la sala de espera, y horas más tarde habló para informar que había perdido el vuelo y por lo cual se le consiguió otro.