Discuten Funes y negociador crisis de tregua de pandillas

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, y el negociador de la tregua de las dos principales pandillas del país, Raúl Mijango, se reunieron para analizar la crisis desatada por el aumento de homicidios en los últimos días.

Mijango reveló este viernes, en una entrevista con la televisión local, que se reunió con el mandatario la noche del jueves en la casa presidencial para hablar sobre el tema que ha puesto en riesgo el proceso pacificador que vive el país.

El exguerrillero dijo que le pidió a Funes seguir apoyando la tregua, a través de la reinserción de jóvenes en riesgo que viven en los municipios declarados libres de violencia.

Mijango, quien rechazó que el gobierno haya negociado el pacto con las pandillas, pidió a los candidatos presidenciales y a los partidos políticos a que cesen la campaña en contra de este proceso porque ha obstaculizado y puesto en riego la tregua de las maras.

El mediador ha sido criticado de manera muy fuerte por políticos, luego de manifestar que en 72 horas volverían a disminuir los homicidios en el país.

Reportes policiales indicaron que el lunes, martes y miércoles de esta semana se registraron 12, 20 y 24 homicidios de manera respectiva, mientras que desde que se pactó la tregua los asesinatos habían sido en promedio cuatro por día.

Los homicidios se detuvieron el jueves, según informes que citó la prensa local, día en que se registraron cuatro.

Algunos diputados manifestaron su malestar por las declaraciones de Mijango y consideraron que él tiene más información que la policía, por lo que debía ser investigado el por qué tiene poder de decisión sobre esos grupos para detener los homicidios.

Mijango sostuvo que por ser negociador del proceso está en contacto con las pandillas y eso le permite "tener la capacidad de interceder para contribuir a que estos problemas, como los que se obtuvieron en los últimos días", ya no ocurran.

Rechazó que haya llamado a un dirigente de alguna pandilla para que se detenga la criminalidad, sin embargo, dijo que se cuenta con una gran cantidad de "pacificadores en el país llevando el mensaje del proceso, que este mecanismo continúa".

La tregua pactada por las pandillas, con la mediación de Mijango y del obispo católico Fabio Colindres, se ha visto afectada desde la llegada de los nuevos titulares en Seguridad y de la policía.

La crisis se dio luego que una sentencia de la Corte Suprema de Justicia obligó a Funes a nombrar funcionarios civiles y no militares en retiro como los que dirigían esas entidades.