Celebra Egiptanos 10 años de hacer música y danza gitana de México

Cuando los integrantes de "Egiptanos" pensaron el espectáculo "Egiptanos X" para celebrar sus 10 años como grupo de música y danza gitana de México, se preguntaron cómo se querían presentar y qué querían decir en el escenario, "sin disfrazarnos para vernos muy flamencos o muy rusos, siendo mexicanos inmersos en una cultura universal", aseguró Ricardo Rubio.

La concepción del espectáculo se analizó y pensó desde la selección de las obras a interpretar, explicó en entrevista con Notimex el director escénico, coreográfico, bailaor y hacedor de palmas y baile de Egiptanos.

"El eje de la identidad de este proyecto nos la dio la sencillez de poder decirnos a nosotros mismos, y con ello convencernos, que el proyecto es totalmente mexicano", agregó el artista Rubio.

Por otro lado, la bailarina, coreógrafa y cantante especializada en la vinculación de las culturas gitana (Romaní), árabe y mexicana, Lila Zellet Elías, fundadora y directora del grupo, señaló que "Egiptanos" devela una parte poco conocida del laberinto cultural mexicano, "no como un pasado nostálgico, sino como una raíz palpitante que es parte del presente; un mundo que se descubre a través de la escena actual".

Ricardo Rubio recordó que el grupo cuenta con un apoyo de Epromúsica. "A la hora de trabajar en la justificación sobre ese apoyo a un grupo que hace música gitana, turca y español, descubrimos que la respuesta es que se le debe apoyar porque se trata de un producto mexicano que concilia con arte, lo que en Medio Oriente no se logra con otros medios, ni políticos ni económicos ni sociales".

En este espectáculo, artistas mexicanos hablan, desde su latitud, para aportar a la cultura universal su visión del mundo. "No es lo mismo que un ruso toque música rusa, que un mexicano toque música rusa, o que un guitarrista mexicano toque una pieza turca y luego cante una copla de fandango. Nosotros, a partir de nuestra propia raíz, con una jarana en la mano, las interpretamos con un estilo particular".

Con voz firme y clara, bien timbrada y poseedora de la certeza de sus palabras, dijo que las raíces de Egiptanos transitan desde los desiertos de Medio Oriente a las montañas balcánicas, de las alegres czardas a los sonidos negros del flamenco. Hoy, a una década de su fundación, el ensamble compartió con gran solvencia artística la visión de un entorno apenas conocido: El México gitano.

Dejó ver que en los festejos por una década de trayectoria, "Egiptanos" preparó el espectáculo "Egiptanos X", en el que aborda la escena a través de la presencia de artistas que logran fundir música y magia escénica, donde la tradición se entrelaza con la interdisciplina y las nuevas tecnologías, para mostrar un discurso integrado por las composiciones que contiene su segundo disco, titulado "Quitapenas".

Zellet terció al decir que "Egiptanos" celebra su madurez musical reconociendo a México como gran anfitrión y crisol de culturas que resuenan dentro de su legado, mismo que resulta ser mucho más que la suma de sus partes.

Egiptanos, dijo, "convoca a la fiesta de bienvenida del viaje de retorno a nosotros mismos tras una década de explorar de los múltiples orígenes de quienes integran al grupo".

En palabras de Rubio, en "Egiptanos X" muestran que la música no habita en un tiempo definido, siempre se ejerce en tiempo presente. Usan medios electrónicos y multimedia para mostrar el mundo interno de ese ensamble, "en un recorrido perceptual a través de la luz y el espacio escénico, mostrando que una música tan tradicional puede ser contemporánea si la vinculamos con nuestra identidad".

Zellet dijo que Egiptanos es una expresión que no sólo recrea la atmósfera musical de otras latitudes, sino que aborda géneros de México e Iberoamérica, y los recrea en su propia visión. "Tiene un doble componente: lo 'lejano', que atrae poderosamente a las audiencias por su aparente exotismo, y lo 'cercano', que es la expresión de la condición humana traducida en un sonido e identidad mexicana".

Este proyecto fue realizado gracias al beneficio de Proyectos de Inversión para la producción de Música Nacional (Epromúsica), otorgado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), a través de la Coordinación Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Con ello, el público capitalino tuvo esta noche una experiencia pluricultural sin parangón.

Egiptanos está integrado, además de Lila Zellet Elías (directora general y artística, cante y baile) y Ricardo Rubio Sánchez (director escénico y palmas, baile y coreografías), por David Michael Tobin (director musical y violín), Francisco Bringas (percusiones), Mehdi Molaei (zetar), Sabino Paz (contrabajo), Ricardo Sánchez Andrade (guitarra) y anoche, Fadi "El Saadi" como invitado especial.

Tras las anteriores declaraciones, Pablo Ernesto Núñez Álvarez (productor musical e ingeniero de sonido) y Juan Antonio Jaramillo Baranda (productor general de Producciones "El Día D") dieron la voz para entrar a escena. El público del Teatro de la Ciudad "Esperanza Iris" ya los esperaba y luego de la tercera llamada, el ensamble inició la fiesta con la que celebró 10 años de incesante actividad musical.