Encabeza Angela Merkel encuesta sobre preferencia del electorado

La distancia entre la líder de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Angela Merkel y su rival del Partido Socialdemócrata (SPD), Peer Steinbrück, es cada vez mas amplia y está en 17 puntos de diferencia, reveló una encuesta.

Sin embargo, Merkel corre el riesgo de enfrentar un revés electoral porque su socio en la coalición de gobierno, el partido Liberal (FDP), sigue por debajo de la puntuación que le permitirá contar con fracción parlamentaria, que es el cinco por ciento.

El estimado para ese partido es de solo cuatro por ciento.

Los resultados de la encuesta la dió a conocer la televisión de derecho público ARD, que llevó a cabo el instituto especializado Infratest Dimap, uno de los mas importantes en Alemania y con mayor credibilidad.

El sondeo se llevó a cabo entre mil 505 electores en forma telefónica del lunes al miércoles de esta semana.

En el sondeo se preguntó, entre otras cosas, a quién se imagina el elector encuestado como Canciller Federal después de las elecciones del 22 de septiembre: el 81 por ciento estimó que será Merkel y el 13 por ciento cree que será Peer Steinbrück.

Entre los socialdemócratas, el 27 por ciento considera que el jefe de gobierno será Steinbrück pero el 66 por ciento cree que será Merkel. Ni siquiera en el partido que representa Steinbrück hay la convicción de que ganará las elecciones.

Respecto a la pregunta de por quién votaría el encuestado en caso de que este domingo hubiera elecciones generales en Alemania, el 25 por ciento optó por el Partido Socialdemócrata y el 42 por ciento por la Unión Demócrata Cristiana. Es en esa pregunta clave donde la diferencia entre los dos principales partidos es de 17 puntos.

La última vez que hubo esa diferencia entre el SPD y la CDU fue en 2005, cuando el entonces canciller socialdemócrata, Gerhard Schröder, perdió las elecciones a manos de Angela Merkel. Aún así, la diferencia de votos entre los dos partidos fue muy apretada.

En esas elecciones fue el propio partido socialdemócrata el que le retiró su apoyo al canciller federal, lo que lo obligó a elecciones adelantadas y finalmente a perder los comicios.

El partido de los Verdes ganó en el sondeo un punto porcentual y recabó 14 por ciento en total.

Ese partido es el que formaría coalición de gobierno con el partido Socialdemócrata. La suma del porcentaje de ambos en la intención de voto es de 39 por ciento.

El partido La Izquierda reunió 7 por ciento. El SPD rechaza hasta ahora coaligarse con esa formación política porque se la considera heredera del regimen de izquierda que gobernó en forma monolítica y autoritaria la desaparecida RDA, República Demócratica de Alemania.

Si el SPD cambia de idea y se coaliga con la Izquierda y los Verdes, obtendría con un total de 46 por ciento de la intención de voto a la Unión Demócrata Cristiana, ya que éste solo alcanzó a reunir el 42 por ciento.

La situación entraña una paradoja: la mayoría de los alemanes ve con buenos ojos a Merkel como la próxima canciller federal, y es popular incluso en las filas de los socialdemócrtas. Al mismo tiempo, en los sondeos de preferencia de voto hay rechazo a que el FDP se mantenga en el poder. El FDP está en el gobierno junto con la CDU.

Si el FDP lograra el 5 por ciento de los votos, la coalición de gobierno actual sumaría 49 por ciento, y con ello Angela Merkel tendría aseugurada la permanencia en la cancillería federal por los próximos cuatro años.

Sin embargo, la coalición de gobierno que favorece el 42 por ciento de los votantes encuestados es la así llamada Gran Coalición, que se integra de los dos mayores partidos: la Unión Demócrata Cristiana y el partido Socialdemócrata.

También el 42 por ciento de los posibles votantes del Partido Socialdemócata prefieren que ese partido participe del poder pero que no conduzca al país.

El 83 por ciento de los encuestados se pronunció en favor de que el partido Socialdemócrata aclare antes de las elecciones de septiembre si está dispuesto a formar una Gran Coalición con el partido de Merkel.